Publicado 23/03/2020 16:33CET

UE.- Borrell espera que la nueva misión naval de la UE esté lista a final de marzo pese a las diferencias entre los 27

UE.- Borrell espera que la nueva misión naval de la UE esté lista a final de mar
UE.- Borrell espera que la nueva misión naval de la UE esté lista a final de mar - Dati Bendo/European Commission/d / DPA

BRUSELAS, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, ha expresado este lunes su deseo de que la nueva misión naval 'Irene' en el Mediterráneo oriental esté lista a finales de este mes, pese a que las diferencias entre los países de la UE impiden alcanzar todavía un acuerdo para cerrar el mandato de la operación militar.

"Estamos estancados. Se ha progresado mucho pero quedan asuntos pendientes, todavía no hemos cerrado todo el trabajo. Espero que sea pronto, hay temas pendientes en los que no hay acuerdo entre los Veintisiete, principalmente en el sistema de reparto de rescate", ha reconocido el Alto Representante en una rueda de prensa en Bruselas, tras mantener una reunión del Consejo de Asuntos Exteriores con los ministros del ramo de la UE.

En la última semana, las dudas manifestadas por países como Austria o Hungría sobre la gestión de los eventuales rescates humanitarios y el reparto de migrantes ha paralizado la puesta en marcha de la misión que sustituirá a la operación 'Sophia', y prioriza el embargo de armas en Libia.

Pese a estas "preocupaciones legítimas" de los Estado miembro, Borrell ha reiterado que confía en que la negociación pueda desbloquearse "en los próximos días" y la operación 'Irene' esté lista a finales de marzo.

"Espero que se puedan resolver y poder lanzar la operación a finales de este mes. Lo digo porque espero que estos asuntos pendientes se puedan cerrar si se abordan de buena fe", ha señalado el jefe de la diplomacia europea, que hace semanas marcó abril como el mes para que la nueva operación arrancara su actividad.

EVALUAR EL 'EFECTO LLAMADA'

Según ha explicado, ya se ha despejado la preocupación de Austria y Hungría sobre el 'efecto llamada', pero todavía queda por definir un mecanismo para repartir migrantes ante futuros rescates marítimos en el Mediterráneo.

En el acuerdo político alcanzado a Ventisiete en el mes de febrero, la UE se comprometió a retirar los buques del mar si se registra un incremento de la migración irregular, de tal forma buscaba calmar la inquietud de varias capitales que creen que las mafias de traficantes de personas en Libia se pueden beneficiar de esta nueva misión.

En este sentido, Viena pedía a la UE garantías para asegurar que la operación detiene su actividad naval si se produce dicho 'efecto llamada'. Para ello, la UE ha aceptado este lunes su propuesta de que el Servicio de Acción Exterior (SEAE) que dirige Borrell coordine encuentros cada cuatro meses a nivel de embajadores europeos para examinar el desarrollo de la misión 'Irene'.

Así, países reticentes con la operación se aseguran que el número de personas rescatadas no puede ser muy alto en los primeros cuatro meses de vida de la misión 'Irene', ante la posibilidad real de retirar los recursos navales.