Publicado 10/06/2020 15:15CET

UE.- Bruselas alaba las medidas de Twitter sobre Trump y cree que la consulta de Orban incurre en desinformación

BRUSELAS, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha alabado este miércoles las medidas puestas en marcha por la red social Twitter ante unos mensajes del presidente estadounidense, Donald Trump, en los que la compañía dudó de la veracidad de sus comentarios, al tiempo que ha avisado de que la consulta nacional que impulsa Hungría incurre en desinformación.

Estos ejemplos han llegado durante la rueda de prensa sobre el plan de Bruselas para frenar el fenómeno de las noticias falsas que ha proliferado durante la crisis del coronavirus. La presentación de la propuesta, a cargo de la vicepresidenta de Valores y Transparencia, Vera Jourova, y el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, ha derivado en una reflexión sobre qué casos se pueden considerar desinformación y cómo se pueden atajar.

Según Jourova, el objetivo de la Comisión no es crear un "Ministerio de la Verdad" sino generar un clima de pluralidad en Internet, en el que los usuarios de medios sociales se puedan beneficiar de la "competencia de libertad de expresión". Defiende así que se dé la opción a los miembros de una plataforma digital de contrastar la información que se vierte en la misma.

TWITTER CON TRUMP ES "UN BUEN EJEMPLO"

Así, la comisaria checa considera la acción de Twitter contra Trump como "un buen ejemplo" del planteamiento que tiene el Ejecutivo europeo. "Twitter no borró ninguna declaración, sino que ofreció un contraste de los hechos. Eso es lo que llamo pluralidad y la competencia de la libertad del expresión. No debemos confiar solo en una declaración cuando podemos añadir hechos que pueden mostrar las cosas desde otra perspectiva", ha explicado.

En el caso concreto del mandatario norteamericano, la empresa de Jack Dorsey desmintió sus mensajes sobre el voto por el correo, que Trump tachaba de puerta abierta al fraude. Este episodio ha llevado a un pulso público entre la Casa Blanca y la empresa, con amenazas incluso de cerrar la red social por, según el presidente, silenciar voces conservadoras.

A juicio de Jourova, existe una diversidad a la hora de interpretar los hechos, "las cosas se pueden ver desde distintos ángulos", ha dicho, y por ello debe haber una "competencia" en este sentido. "No queremos censurar, ni borrar contenido, a no ser que sean hechos que manifiestamente pongan en peligro la vida de personas", ha insistido la vicepresidenta.

Para el Alto Representante, defender la democracia pasa por defender la buena información. "La democracia funciona en base al conocimiento que tienen los ciudadanos sobre la realidad, para juzgar calidad de gobierno y escoger entre distintas alternativas. Si la información es falsa, sus opciones se ven falsificadas", ha asegurado Borrell.

En este sentido, ha abogado por la verificación de datos y por que se contrasten las declaraciones públicas de figuras relevantes con los hechos concretos. Y ha llevado el debate al panorama europeo, insistiendo en que la ciudadanía tiene, a veces, una percepción errónea sobre las instituciones comunitarias fruto de una información imprecisa.

LA CONSULTA EN HUNGRÍA INCURRE EN DESINFORMACIÓN

Preguntada directamente si considera que la consulta nacional impulsada por Hungría incurre en desinformación, la vicepresidenta Jourova se ha mostrado crítica con la misma, en particular con las implicaciones que hace del papel de la UE.

"Si hay una pregunta que asegura que Bruselas está presionando a las autoridades húngaras para cambiar la Constitución y aceptar migrantes, eso son noticias falsas. Eso no es verdad", ha contestado ante las preguntas de los periodistas.

La encuesta nacional planteada por el Gobierno de Viktor Obran incluye preguntas sugestivas para interpelar a la ciudadanía sobre temas como la lucha contra el coronavirus, la defensa de empresas nacionales contra especuladores o los supuestos planes del magnate George Soros contra los intereses de Hungría.