Publicado 05/02/2020 12:56:16CET

UE.- Bruselas explora relajar el trato a las inversiones 'verdes' en el cálculo del déficit y menores sanciones

BRUSELAS, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea explora relajar el tratamiento de las inversiones consideradas 'verdes' en el cálculo del déficit público y reducir el importe de las sanciones previstas para los países que incumplen las reglas presupuestarias comunes como posibles cambios de una futura reforma de las mismas.

El Ejecutivo comunitario ha puesto en marcha este miércoles el debate sobre el futuro de las normas fiscales europeas a través de un documento en el que analiza cómo han funcionado las distintas normativas presupuestarias acordadas tras la crisis económica y que reforzaron la coordinación fiscal surgida a raíz del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

"Nuestras reglas han evolucionado considerablemente desde que fueron aprobadas y han dado resultados positivos. Pero hoy son percibidas como demasiado complejas y difíciles de comunicar, así que esperamos un debate abierto sobre lo que ha funcionado, lo que no, y cómo construir consenso para simplificarlas y hacer que sean más efectivas", ha explicado el vicepresidente económico del Ejecutivo comunitario, Valdis Dombrovskis.

El mensaje principal es positivo en cuanto a que este conjunto de normas ha apoyado el crecimiento de las economías europeas, ha conseguido reducir los déficit y la deuda de los Estados miembros y ha corregido los problemas en la balanza comercial que tenían muchas capitales.

Sin embargo, apunta que los resultados han sido desiguales entre los socios comunitarios, con algunos de ellos todavía con importantes desfases en las cuentas de las administraciones públicas, como España, y otros con superávit comerciales, como Alemania. Además, Bruselas lamenta que todavía no se haya alcanzado el nivel de inversiones públicas previo a la crisis y que muchos países hayan desarrollado políticas económicas pro-cíclicas.

"No han sido tan favorables al crecimiento como nos hubiera gustado, especialmente en cuanto a la inversión pública", han reconocido fuentes comunitarias antes de abrir un debate que busca ahora recoger las opiniones de todas las partes implicadas, incluidos los países. El Ejecutivo comunitario hará públicas sus propuestas a finales de este año.

APOYAR LA ACCIÓN CLIMÁTICA Y SANCIONES "SIMBÓLICAS"

Es en este contexto en el que Bruselas reconoce que "hay espacio" para discutir si las inversiones 'verdes', aquellas que apoyen la lucha contra el cambio climático, merecen "un trato especial", especialmente en un momento en el que la UE todavía no ha recuperado el nivel de inversiones públicas anterior a la crisis económica.

Sin embargo, la Comisión Europea señala también que se trata de una cuestión "muy compleja" porque habría que definir antes qué puede ser considerado una inversión 'verde' y cuáles se escapan de esta definición.

En cualquier caso, el marco actual ya prevé una cláusula para excluir ciertas inversiones del cálculo del déficit público, aunque se limita a un 0,5% del PIB. La reforma, por ejemplo, podría ampliar esta opción a las inversiones climáticas, ampliar este límite o incluso permitir que pueda recurrirse a ella más tiempo que actualmente, señalan las mismas fuentes.

El otro elemento importante del debate lanzado este miércoles por la Comisión Europea es que abre la puerta a revisar las sanciones que el Pacto de Estabilidad y Crecimiento prevé para los países incumplidores.

Aunque ha habido países que han estado cerca de ser multados, como España en 2016 y, más recientemente Italia en 2019, lo cierto es que Bruselas nunca ha dado este paso porque se trata de sanciones "muy grandes" y difíciles de imponer políticamente.

Por ello, las autoridades comunitarias apuestan por caminar hacia multas "menores" con importes más "simbólicos" y más "fáciles de imponer". Además, prevén establecer un sistema de "incentivos" para animar a los países a acometer las reformas económicas recomendadas por Bruselas haciendo que parte de las transferencias del futuro presupuesto de la eurozona estén vinculadas a su adopción.

Contador