Publicado 26/05/2021 19:39CET

UE.- Bruselas pide nuevas prácticas para que plataformas como Facebook o Google no se lucren con la desinformación

HANDOUT - 26 May 2021, Belgium, Brussels: European Commissioner for Internal Market Thierry Breton speaks during a press conference on the guidance for strengthening the code of practice on disinformation at the EU headquarters. Photo: Lukasz Kobus/Europe
HANDOUT - 26 May 2021, Belgium, Brussels: European Commissioner for Internal Market Thierry Breton speaks during a press conference on the guidance for strengthening the code of practice on disinformation at the EU headquarters. Photo: Lukasz Kobus/Europe - Lukasz Kobus/European Commission / DPA

BRUSELAS, 26 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha presentado este miércoles nuevas directrices más estrictas con las plataformas digitales como Facebook o Google con el objetivo de que se comprometan a no lucrarse con la difusión de desinformación, aunque se tarta de una guía de buenas prácticas que Bruselas espera sean seguidas de manera voluntaria porque no implican reglas vinculantes.

La propuesta del Ejecutivo comunitario pide a las plataformas digitales y a los proveedores de otros servicios vinculados a la publicidad online que asuman la responsabilidad de poner fin a la financiación de la difusión de informaciones falsas, por ejemplo ofreciendo una mayor transparencia sobre la colocación de anuncios e impidiendo la participación de quienes publiquen sistemáticamente contenidos desmentidos.

Entre las novedades, Bruselas también quiere que se mejore la visibilidad de la información fiable de interés general y se alerte a los usuarios cuando se crucen con contenidos catalogados como "falsos" tras el análisis de verificadores de datos.

"La desinformación no puede seguir siendo una fuente de ingresos. Necesitamos ver compromisos más firmes por parte de las plataformas online, el ámbito publicitario en su totalidad y las redes de verificadores de datos", ha avisado el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton.

"Necesitamos un Código nuevo y reforzado porque es preciso que las plataformas en línea y otros participantes aborden los riesgos sistémicos de sus servicios y su expansión algorítmica, dejen de vigilarse por su propia cuenta y cesen de permitir que la desinformación genere ingresos, a la vez que garantizan íntegramente la libertad de expresión", ha añadido, por su parte, la vicepresidenta del Ejecutivo comunitario responsable de Justicia, Vera Jourova.

Jourova ha querido subrayar que el objetivo que se persigue con esta revisión del Código de Conducta "no es ejercer censura ni crear un Ministerio de Información", sino convencer a las plataformas de que hagan más esfuerzos de "verificación" sobre los hechos --"no opiniones"-- que se publican en su sitios.

Las nuevas directrices, además, deberán cubrir mejor los comportamientos manipuladores existentes y emergentes a los que se recurre para difundir desinformación (como bots, cuentas falsas, campañas de manipulación organizadas o robos de cuentas).

También se prevén compromisos precisos para una mayor transparencia y rendición de cuentas de las medidas adoptadas para reducir sus efectos.

Bruselas, además, apunta que los usuarios necesitan tener acceso a herramientas que les permitan entender mejor la red y navegar de forma segura, por eso pide a las compañías firmantes que sus sistemas de recomendación, esto es, cómo perciben los usuarios el contenido, sean transparentes.

También deberán ofrecer a sus usuarios herramientas y procedimientos accesibles y efectivos para denunciar la desinformación susceptible de ocasionar daños públicos o personales.

Aquellos usuarios cuyo contenido o cuyas cuentas se vean afectados por medidas adoptadas en respuesta a estas denuncias han de tener acceso a un mecanismo adecuado y transparente que les permita recurrir y obtener reparación.

Contador