Publicado 23/11/2021 17:15CET

UE.- Bruselas propone un nuevo marco legal para sancionar a empresas de transporte que ayuden a la migración irregular

Migranes y refugiados en la región bielorrusa de Grodno, cerca de Polonia
Migranes y refugiados en la región bielorrusa de Grodno, cerca de Polonia - VIKTOR TOLOCHKO / SPUTNIK / CONTACTOPHOTO

BRUSELAS, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea ha planteado este martes un nuevo marco legal que permitirá a los Veintisiete aplicar sanciones contra operadores de transporte que ayuden a la migración ilegal a llegar a la Unión Europea, una medida que permitirá actuar ante crisis como la que se vive en la frontera entre Bielorrusia y Polonia.

La propuesta de Bruselas, en coordinación con el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, busca garantizar que el bloque cuente con las herramientas necesarias para combatir la instrumentalización de la migración, en plena tensión con el régimen de Alexander Lukashenko.

El bloque europeo acusa a Minsk de estar detrás del flujo de migrantes, que viajan primero al país desde distintos puntos de Oriente Próximo, y luego serían empujados a suelo europeo por las fuerzas bielorrusas. Con este paso adelante, la UE quiere asegurarse que puede actuar contra las empresas que de manera consciente o inconsciente contribuyen a este fenómeno.

Este marco afectará a aerolíneas, la estatal bielorrusa Belavia está en el centro de todas las miradas, pero también a operadores que fomenten el tráfico de personas por vía terrestre y marítima. La propuesta comunitaria señala que las restricciones serán "proporcionadas y estudiadas caso a caso".

"El tipo de medidas puede incluir la limitación de operaciones en el mercado único, la suspensión de licencias o autorizaciones, la suspensión de los derechos de repostaje o mantenimiento en la UE y la prohibición de transitar o sobrevolar la UE, además de hacer paradas técnicas o llamadas a infraestructuras de la UE", ha recogido la propuesta legislativa.

En un debate en el pleno de la Eurocámara centrado en la crisis bielorrusa, la presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, ha justificado el nuevo marco en que la estrategia de Minsk cuenta con la "complicidad" de operadores turísticos e intermediarios. "Hay especialistas de viajes ofreciendo todo tipo de ofertas: visados, vuelos, hoteles, y lo que es más cínico, taxis y autobuses a la frontera", ha señalado.

"Seamos claros, estos migrantes están siendo engañados con falsas promesas", ha subrayado Von der Leyen, quien ha defendido una respuesta europea para combatir este fenómeno y ha pedido la colaboración del Parlamento Europeo para adoptar lo antes posible la propuesta legislativa que sentará las bases para este régimen de sanciones.

Este marco llega en respuesta a la crisis migratoria orquestada por Bielorrusia y viene a redoblar los esfuerzos del bloque para cortar el flujo de migrantes a suelo europeo, en pleno pulso entre la UE y Lukashenko. "La UE no reconoce a este régimen y sus acciones son parte de los esfuerzos para desestabilizar la UE y su vecindario", ha señalado la presidenta comunitaria durante su discurso ante la Eurocámara.

En este sentido, ha pedido observar las acciones de Minsk con un foco más amplio y las ha unido a la tensión militar en la frontera de Rusia y Ucrania y la amenaza de Gazprom a Moldavia de cortar el suministro de gas. "Estas acciones representan un peligro real a la seguridad de la Unión y van más allá de Bielorrusia. Son una prueba a nuestra unidad y determinación, pero la UE cuenta con la voluntad además de la unidad y determinación para afrontar estas y futuras crisis", ha proclamado.

CRISIS BIELORRUSA

Otro de los frentes de la UE ha sido acelerar sus contactos diplomáticos para asegurarse que las rutas aéreas a Minsk se cierran, algo que ya ha comenzado a dar sus frutos con los acuerdos las últimas semanas con autoridades aéreas de Irak, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Uzbekistán y Líbano para limitar los vuelos.

Esto se suma a las cuatro rondas de sanciones aplicadas por los Veintisiete contra Minsk, que mantienen a 166 personas y 15 entidades en la lista negra europea como responsables de la represión interna tras las elecciones de agosto de 2020, que le dieron a Lukashenko un sexto mandato, consideradas fraudulentas por el bloque. La UE prepara una quinta tanda que incluirá a aerolíneas y agencias implicadas en la presión migratoria.

Además, Europa viene aplicando sanciones desde hace meses y mantiene restricciones a sectores económicos sensibles de Bielorrusia que nutren financieramente al régimen como son las exportaciones de tabacos, fertilizantes y armas. Asimismo en mayo, ante el desvío del vuelo de Ryanair para detener a un periodista crítico, los Veintisiete acordaron cerrar el espacio aéreo a Bielorrusia.

REFORZAR LA FRONTERA Y RETORNAR A MIGRANTES

Por otro lado, Bruselas ha destinado fondos adicionales para afrontar la crisis humanitaria en la frontera entre Polonia y Bielorrusia, donde los migrantes soportan condiciones climáticas extremas en una zona boscosa a la intemperie. Para ello ha movilizado 700.000 euros para que las agencias de Naciones Unidas y la Cruz Roja puedan atender a los migrantes atrapados en esta zona.

Para reforzar el control de la frontera, el Ejecutivo comunitario ha desbloqueado 200 millones de euros y se encuentra en conversaciones con Polonia, Lituania y Letonia para asistir sus necesidades operativas y financieras. Además, sobre la mesa está la posibilidad de una despliegue de agentes de Frontex o de la Oficina de Apoyo al Asilo (EASO)

En este sentido, y atendiendo la petición de Varsovia, la UE reserva 3,5 millones de euros para retornar a migrantes que lo deseen desde Bielorrusia a sus países de origen.

Contador