UE.- La candidata a comisaria francesa tendrá que someterse este jueves a un segundo examen en la Eurocámara

Publicado 09/10/2019 10:50:22CET
UE.- La candidata a comisaria francesa tendrá que someterse este jueves a un seg
UE.- La candidata a comisaria francesa tendrá que someterse este jueves a un seg - Britta Pedersen/zb/dpa - Archivo

A Goulard le persigue el escándalo del fraude de contratación de asistentes con el uso de fondos europeos cuando era eurodiputada

BRUSELAS, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

La candidata francesa a la Comisión Europea, Sylvie Goulard, que está siendo investigada en Francia y por la agencia antifraude comunitaria (OLAF) por el uso de fondos europeos para la contratación ficticia de un asistente cuando era eurodiputada por el partido de centro MoDem, tendrá que someterse a un segundo examen en la Eurocámara este jueves después de que sus explicaciones adicionales por escrito no hayan convencido a los eurodiputados.

Todos los grupos, con la excepción de los Socialistas y Demócratas (S&D) y el grupo liberal Renovar Europa, han respaldado que la francesa se someta a un segundo examen en la reunión de portavoces de los grupos de las Comisiones de Mercado Interior e Industria de la Eurocámara, según han informado a Europa Press fuentes parlamentarias.

Goulard, que tuvo que dimitir en Francia como ministra de Defensa y se ha visto obligada a devolver 45.000 euros al Parlamento Europeo por el escándalo, se defendió durante su primera audiencia ante la Eurocámara asegurando que estaba "limpia" y no estaba "imputada".

Fuentes parlamentarias reconocen que este "escándalo" constituye "el principal problema" para los eurodiputados ante la dificultad de aceptar una comisaria que "no era buena para ser ministra de Francia pero vale para ser comisaria". Otras fuentes insisten en que Goulard cometió "un delito" porque "no puede remunerar (con fondos de la UE) a personal que trabaja a sueldo del partido" como hizo la candidata a comisaria, contratando a un asistente parlamentario de su partido en Francia.

En sus aclaraciones adicionales por escrito, Goulard dejó claro que sólo dimitiría en caso de ser condenada y si hay una sentencia "final" por un delito "relevante para el ejercicio de cargo público" y evitó comprometerse a dimitir de la Comisión Europea si finalmente la imputaban, como le exigieron los eurodiputados. En este caso, sólo se comprometió a consultar con la presidenta electa, Ursula von der Leyen, que le ha propuesto para asumir la cartera de Mercado Interior, Industria y Defensa, los pasos a seguir.

CRÍTICAS DE LOS EURODIPUTADOS DURANTE EL PRIMER EXAMEN

En su primer examen, también se tuvo que defender de las críticas de numerosos eurodiputados por haber trabajado para el Instituto Berggruen, un grupo de opinión estadounidense, entre 2013 y 2016, cobrando 13.000 euros al mes, mientras era eurodiputada, recalcando que la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara ha validado su declaración de bienes presentada. "He declarado todo. Todo era legal", aseguró, admitiendo que sus honorarios eran "sumas elevadas" pero en línea con lo que se paga por este tipo de trabajo de "consultoría internacional":

Todos los grupos salvo Renovar Europa exigieron tras su primer examen ante la Eurocámara que diera más explicaciones por escrito, pero sus respuestas siguen sin convencer a la mayoría de eurodiputados y la candidata a comisaria tendrá que enfrentarse a una segunda audiencia, que tendrá lugar este jueves a las 9.30 horas.

Este segundo examen se prolongará durante hora y media, la mitad que el primero y se enfrentará a 13 preguntas de los diferentes grupos frente a las 25 del anterior.

Los portavoces de los grupos de ambas comisiones competentes de la Eurocámara se reunirán a las 13.30 horas tras escucharla para decidir si dan 'luz verde' a su nombramiento --algo que necesita el respaldo de dos tercios de los votos del número de eurodiputados-- y, en caso de que no tenga respaldo suficiente, será la comisión europarlamentaria la que decida, donde también le harán falta dos tercios de los votos para pasar a la candidata gala y al menos un cuarto de los eurodiputados deberán estar presentes y votar.