Publicado 02/03/2021 17:09CET

UE.- La comisión jurídica del PE pide llevar al TUE la inacción de Bruselas contra EEUU por exigir visados a 4 países UE

09 February 2021, North Rhine-Westphalia, Düsseldorf: An airport security vehicle drives across a snow-covered apron in Dusseldorf Airport next to parked aircraft. Photo: Federico Gambarini/dpa
09 February 2021, North Rhine-Westphalia, Düsseldorf: An airport security vehicle drives across a snow-covered apron in Dusseldorf Airport next to parked aircraft. Photo: Federico Gambarini/dpa - Federico Gambarini/dpa

BRUSELAS, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

La comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento europeo (JURI) ha pedido denunciar ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea a la Comisión Europea por mantener la exención de visados a los viajeros procedentes de Estados Unidos, a pesar de que desde hace años Washington insiste en exigir este trámite a los europeos de cuatro Estados miembro: Bulgaria, Croacia, Chipre y Rumanía.

La comisión parlamentaria adoptó esta posición en un voto el lunes que salió adelante con una amplia mayoría de 15 votos a favor, seis en contra y ninguna abstención, lo que permite elevar la recomendación al presidente de la Eurocámara para que la ejecute, han indicado a Europa Press fuentes parlamentarias.

La presidencia de la institución suele seguir las recomendaciones de las comisiones parlamentarias competentes, aunque lo más probable es que consulte también con los servicios legales antes de tomar la decisión definitiva.

El que no se haya formalizado este trámite aún es lo que ha aprovechado la Comisión Europea para evitar este martes hacer una valoración de la posición parlamentaria "hasta que se confirmen los siguientes pasos", ha dicho en una rueda de prensa el portavoz comunitario de Interior, Adalbert Jahnz, al ser preguntado por el voto.

La comisaria de Interior, Ylva Johanson, ha añadido su portavoz, recordó a los eurodiputados antes del voto que Bruselas considera "contraproducente" tomar medidas para suspender la exención de visados a los estadounidenses por las consecuencias "sustancialmente negativas" tanto en las relaciones bilaterales con Washington como para los ciudadanos en general.

El portavoz también ha subrayado que el reglamento europeo que se aplica a la política de visados pide "explícitamente" tener en cuenta las consecuencias de adoptar un acto delegado --necesario para suspender la exención-- en las relaciones exteriores de la UE.

La Unión Europea exime de la obligación de visado de corta duración a los ciudadanos estadounidenses que pisan territorio comunitario, pero Estados Unidos mantiene este requisito para los nacionales de estos cuatro Estados miembros a los que reclama cambios en materia de seguridad y otros.

Desde 2016, la Eurocámara ha reclamado al Ejecutivo comunitario varias veces medidas contra los países que no respetan la reciprocidad en materia de visados, la última en el pleno de octubre del pasado año, cuando llamó a Bruselas a suspender durante doce meses la exención acordada a Estados Unidos.

BRUSELAS INSISTE EN EL DIÁLOGO PESE A AÑOS DE RECIPROCIDAD

Bruselas tiene desde hace varios años el diálogo diplomático abierto con Washington para tratar de convencerle de que libere también la política de visados con estos países y ha amagado en el pasado con tomar medidas si no se daba el caso, pero finalmente nunca ha activado el mecanismo de reciprocidad.

Si un tercer país no levanta la exigencia de visado en un plazo de 24 meses desde que se le notifica la no reciprocidad, la Comisión Europea está obligada a aprobar la reintroducción de los visados para sus nacionales durante un año, una medida que puede ser objetada tanto por el Consejo como por la Eurocámara

En el caso estadounidense, la liberalización de visados con todos los países de la Unión Europea debió de haberse aplicado hace cerca de siete años pero en ese tiempo Estados Unidos ha continuado exigiendo el trámite consular a quienes volaban desde Bulgaria, Croacia, Chipre y Rumanía sin que el Ejecutivo comunitario tomara represalias

La UE notificó a Washington el incumplimiento en abril de 2014 y en una resolución de 2017 la Eurocámara ya recordó a la Comisión Europea su obligación de actuar.