Publicado 17/09/2020 21:49CET

La UE dice que sólo desplegaría observadores en Venezuela si hay "importantes cambios a las condiciones" de los comicios

AMP.-Venezuela.- La UE dice que sólo desplegaría observadores si hay "importante
AMP.-Venezuela.- La UE dice que sólo desplegaría observadores si hay "importante - Daina Le Lardic/European Parliam / DPA

El Grupo de Contacto expresa su apoyo a la misión de investigación de la ONU

MADRID, 17 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea (UE) ha afirmado este jueves que sólo desplegaría a observadores electorales de cara a los comicios previstos para diciembre en Venezuela si hay "importantes cambios a las condiciones" para la celebración de la votación.

"Sólo unos importantes cambios a las condiciones y el marco temporal podrían permitir el despliegue de una misión de observación electoral de la UE", ha dicho el Alto Representante del bloque para Política Exterior y Seguridad Común, Josep Borrell.

Borrell ha destacado además que los países participantes en la reunión celebrada durante la jornada por el Grupo de Contacto para Venezuela han mostrado un "apoyo firme" a una "solución política negociada" para la crisis en el país sudamericano.

La diplomacia europea mantiene una serie de contactos con el objetivo de que en Venezuela se den las condiciones para celebrar unos comicios "creíbles" y considera que el aplazamiento de las elecciones daría margen para organizar unos comicios con garantías, incluida la posibilidad de desplegar observadores internacionales.

No obstante, la cita ha estado marcada por el informe de la ONU publicado este miércoles en el que se denuncian crímenes de lesa humanidad perpetrados o avalados por el Gobierno venezolano, en el marco de un patrón cuyas ramificaciones se extienden hasta el propio presidente, Nicolás Maduro, y para el que se podría solicitar la intervención del Tribunal Penal Internacional (TPI).

El Grupo de Contacto ha expresado "su apoyo" a los trabajos de la misión de investigación y ha pedido que cuente con "acceso sin restricciones" al país para "poder llevar a cabo su mandato, antes de expresar su "profunda preocupación" por las conclusiones del informe.

"El Grupo de Contacto está preparado para apoyar a la Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas (Michelle Bachelet) en sus esfuerzos para garantizar la promoción y protección de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales en Venezuela", ha dicho.

Así, ha manifestado que "el respeto total de los derechos políticos en el país requiere el retorno de Venezuela a la democracia y el Estado de Derecho", antes de reiterar que "la única solución sostenible a la crisis será una inclusiva, política, pacífica y democrática a través de unas elecciones legislativas y presidenciales libres, creíbles, transparentes y justas".

En este sentido, ha mostrado su preocupación por "la reducción del espacio democrático" de cara a las elecciones y ha reclamado "garantías electorales en línea con los estándares internacionales y la Constitución de Venzuela".

Sin embargo, ha resaltado que en estos momentos "no se dan las condiciones" para unas elecciones de este tipo, pero ha aplaudido el llamamiento del Gobierno a la comunidad internacional para que envíe observadores.

"El Grupo de Contacto destaca que el actual calendario electoral no permite el despliegue de una misión de observación electoral ni deja tiempo ni espacio político para que las partes negocien las condiciones para unas elecciones creíbles, libres y justas", ha argüido.

UNA NEGOCIACIÓN "INCLUSIVA Y CREÍBLE"

El grupo ha solicitado además a las partes que "se comprometan con una negociación inclusiva y creíble" y han aplaudido la liberación de presos políticos, si bien ha hecho hincapié en que "el resto de presos políticos deben ser liberados de forma inmediata y sin condiciones y se debe poner fin al arresto domiciliario (de los que están sometidos al mismo)".

"Un proceso negociado, propiedad de los venezolanos y que lleve a la reinstauración de los poderes públicos, unas elecciones transparentes y con observación electoral y un paquete de garantías que permitna la coexistencia política son elementos esenciales para superar la crisis, lograr la reconciliación nacional y la recuperación económica", ha defendido.

En este sentido, ha incidido en que "más que nunca, Venezuela necesita el apoyo de una comunidad internacional que trabaje junta" y ha expresado su disposición a "incrementar los contactos con los socios regionales e internacionales para fomentar un entendimiento común y una respuesta a la situación en Venezuela".

"Los esfuerzos internacionales articulados y complementarios son cruciales para ayudar a los venezolanos a restaurar la democracia y el orden constitucional. Los contactos estrechos con los actores nacionales también continuarán", ha agregado.

Por último, han mostrado su "profunda preocupación" por "el deterioro de la situación humanitaria en el país, agravada por la pandemia de COVID-19" y han añadido que, pese a la "reciente expansión del espacio humanitario" en el país, "es necesario un acceso total, sin barreras ni impedimentos al personal y los bienes humanitarios".

"Una mejora del ambiente para las operaciones de los actores humanitarios, en línea con los principios humanitarios de neutralidad, imparcial e independencia, es necesario para reforzar la capacidad de respuesta de las organizaciones humanitarias", ha dicho.

"Un incremento del apoyo a la respuesta humanitaria de los donantes es muy necesario, ya que Venezuela sigue siendo una de las crisis humanitarias menos financiadas del mundo", ha remachado el Grupo de Contacto.

El grupo internacional de contacto está formado por Argentina --que se incorporó en agosto--, Bolivia, Costa Rica, Ecuador, la Unión Europea, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Panamá, Portugal, España, Suecia, Reino Unido y Uruguay.

Su objetivo es respaldar los esfuerzos para una salida pacífica y democrática de la crisis en Venezuela y facilitar el acceso y aumento de la ayuda humanitaria a este país, particularmente en el contexto actual de expansión de la pandemia de COVID-19.