Publicado 11/11/2020 20:46CET

UE.- España y otros países del sur recelan de vincular migración y lucha antiterrorista como pide Macron

Refugiados y migrantes rescatados en el mar Mediterráneo a la espera de desembarcar en Italia
Refugiados y migrantes rescatados en el mar Mediterráneo a la espera de desembarcar en Italia - 2017 GETTY IMAGES / CHRIS MCGRATH - Archivo

BRUSELAS, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

España y otros países del sur de la Unión Europea en la primera línea de entrada de la migración irregular recelan de la idea de centrar la respuesta europea a la amenaza terrorista en el refuerzo de la frontera exterior y el endurecimiento de la política de asilo, tal y como plantearon esta semana los líderes de Francia, Austria y Alemania en una comparecencia conjunta.

Los Veintisiete negocian una declaración para su adopción el viernes por los ministros de Interior pero el primer borrador ha chocado con al menos media docena de países que no ven con buenos ojos relacionar el control migratorio con la lucha antiterrorista, entre ellos España, que ha considerado "inaceptable" ese enfoque, según han informado a Europa Press fuentes europeas.

Otros países como Italia, Malta, Grecia, Chipre y Portugal "no están contentos" con un enfoque que relacione en la misma respuesta la cuestión migratoria, el terrorismo y el espacio Schengen, apuntan otras fuentes.

En la discusión entre delegaciones, además, varias han insistido en advertir que los llamados 'combatientes extranjeros' son jóvenes nacidos y criados en países de la Unión Europea, por lo que el control exterior podría no ser la estrategia más efectiva.

Por ello, los países en la primera línea migratoria no son los únicos con dudas en este punto, y se suman otros como Luxemburgo que tradicionalmente han insistido en la defensa de Schengen y criticado que se usara la migración como "pretexto" para justificar el cierre de fronteras interiores.

El texto, que fue redactado por Alemania como presidencia de turno de la UE pero surgió del impulsado de Francia y Austria tras los últimos atentados en Niza y Viena, ha rebajado en una segunda versión el lenguaje sobre reforzar la frontera exterior y el uso de medidas de control en el espacio interior, lo que ha permitido acercar posiciones y, a la espera del visto bueno de las capitales, la declaración llegará cerrada a los ministros.

La nueva redacción a la que ha tenido acceso Europa Press elimina las referencias al papel reforzado de Frontex en la vigilancia, rebaja el tono sobre el control fronterizo y, en su lugar, alude a una mayor seguridad para el buen funcionamiento del espacio Schengen.

Con ello el bloque quiere dar una respuesta "urgente" que pruebe su unidad y fortaleza frente a la amenaza terrorista y expresar el compromiso de redoblar esfuerzos en medidas que el bloque considera de manera unánime claves, como, por ejemplo, actuar contra la radicalización de potenciales terroristas, mejorar la lucha contra la propaganda en la redes y agilizar la retirada de contenidos que fomentan el odio.

Además, ello permitirá a los ministros pasar a la discusión de fondo sobre la respuesta europea y no dedicar parte de su videoconferencia a discutir la redacción de un texto, con lo que los Estados miembros podrán ahondar en las cuestiones más complejas y que a lo largo de la semana han dejado entrever algunas capitales.

Ya el martes el presidente galo, Emmanuel Macron, y el canciller austríaco, Sebastian Kurz, se vieron el martes en París y organizaron una videoconferencia restringida con la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro holandés, Mark Rutte, en la que también participaron los presidentes del Consejo europeo, Charles Michel, y de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Al término, los seis políticos ofrecieron una rueda de prensa en la que proclamaron la firmeza de la UE frente al terrorismo y apostaron por centrar los esfuerzos de los Veintisiete en reforzar la frontera exterior, endurecer las condiciones para el asilo y revisar las reglas del espacio sin fronteras Schengen.

Mientras Merkel dijo que consideraba que revisar Schengen era una medida "en la buena dirección", Macron pidió reflexionar "con lucidez" sobre posibles vínculos entre la migración clandestina y la amenaza terrorista y advirtió de que la libertad de circulación dentro de la UE "sólo es sostenible si protegemos nuestras fronteras comunes".

En cualquier caso, los líderes podrán discutir a Veintisiete este asunto en la próxima cumbre por videoconferencia que celebrarán la próxima semana y que estaba inicialmente prevista para abordar únicamente la gestión de la crisis del coronavirus, tal y como avanzó esta semana Michel.

Contador