Publicado 08/06/2021 14:00CET

UE.- España pide no limitar la libre circulación del espacio Schengen con argumentos de seguridad

BRUSELAS, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha defendido este martes en Luxemburgo que el derecho a la libre circulación dentro del espacio sin fronteras Schengen es un elemento "esencial" que no debe verse limitado por razones de seguridad porque la UE tiene otras herramientas de vigilancia y control.

"No puede haber una limitación a la movilidad bajo argumentos de seguridad, a día de hoy tenemos en la cooperación policial y en las nuevas tecnologías los elementos relevantes para que la libre circulación siga siendo una realidad", ha indicado el ministro en una declaración sin preguntas a su llegada al consejo de ministros de Interior de la UE que se celebra en Luxemburgo.

Los ministros debaten este martes sobre la nueva estrategia propuesta por la Comisión Europea para reforzar el sistema Schengen, lastrado por el cierre de fronteras descoordinado y otras restricciones al movimiento impuestas por los propios Estados miembro durante la pandemia por coronavirus.

Bruselas aspira a fortalecer la libre circulación ante posibles nuevas crisis para que no vuelva a cortarse el paso de personas, servicios o mercancías, aunque por el momento ha dejado para más adelante la revisión del Código Schengen, que pone las condiciones para la reintroducción de controles interiores y cuya propuesta no presentará hasta finales de año.

En los primeros meses de pandemia hasta 19 países impusieron el cierre unilateral de sus fronteras impidiendo la libe circulación del área Schengen, a pesar de las reiteradas llamadas de Bruselas para aplicar medidas alternativas que no pasaran por una prohibición generalizada de los desplazamientos.

Las reglas actuales de Schengen permiten la reintroducción temporal de este tipo de control reforzado para contener, por ejemplo, riesgos serios para el orden público; pero condiciona estas medidas a que sean ajustadas a las necesidades y limitadas en el tiempo.

Sin embargo, siete Estados miembro, además de Noruega e Islandia, tienen su frontera cerrada con el argumento de contener el coronavirus o de hacer frente a la amenaza terrorista, como es el caso de Francia desde 2015.

En el marco de este debate, Marlaska ha adelantado a su llegada a la reunión con el resto de socios de la UE que España ve la libertad de circulación como un elemento "esencial" del proyecto europeo, porque forma parte de su espíritu y valores y es parte del "ADN" de los europeos.

MIGRACIÓN SOLIDARIDAD INTERIOR Y COOPERACIÓN EXTERIOR

Los Veintisiete continúan también este martes la discusión sobre la difícil reforma de la política de asilo y migración que Bruselas trató de reactivar a finales de 2019 pero que no ha conseguido desbloquear porque persisten las diferencias entre los países de entrada que, como España, reclaman más solidaridad de sus socios, y otros como Hungría o Polonia que rechazan de plano ayudar en la acogida.

En la que es la primera reunión presencial de los ministros de Interior desde el inicio de la pandemia, Marlaska defenderá la necesidad de llegar a un consenso "cuanto antes", empezando por las medidas que afectan a la dimensión exterior de la gestión migratoria, por ejemplo una mayor cooperación con los países de origen o tránsito en la lucha contra las mafias y el control de los flujos.

"Si tenemos una dimensión exterior importante, los elementos sustanciales del Pacto como son la responsabilidad compartida y la solidaridad serán mucho más fácil de acordar", ha opinado Marlaska, en alusión a dos elementos de la propuesta de reforma de Bruselas que más alejan a los Veintisiete.

Contador