Publicado 29/01/2020 16:48:33 +01:00CET

UE.- La Eurocámara debe liderar el debate sobre cómo responder a la táctica de desinformación rusa, según expertos

BRUSELAS, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento Europeo debe ejercer un papel de liderazgo para lanzar el debate sobre la respuesta que la UE, en su conjunto, debe ejercer frente a las estrategias de desinformación por parte de Rusia, han sugerido este miércoles unos expertos en la Eurocámara.

En los márgenes de la mesa redonda 'Injerencias rusas y las estrategias de respuesta de la UE' organizada por el eurodiputado de Cs Jordi Cañas, varios académicos han tratado en Bruselas el fenómeno de las noticias falsas y las estrategias de desinformación del Kremlin contra la UE. Pese a que los expertos reconocen la dificultad de abordar el problema y de atajar eficazmente a estas amenazas, señalan que la solución pasa por coordinar una respuesta a nivel europeo y por exigir más mecanismos de control a plataformas como Google o Facebook.

Según Hannah Smith, del Centro Europeo de Excelencia para la Respuesta a las Amenazas Híbridas de Helsinki, un buen primer paso sería que el Parlamento Europeo liderase este debate y buscara fórmulas para involucrar a los Estados miembros. "La respuesta tiene que tener a bordo a los estados, pero el Parlamento tiene que debatir sobre estos temas y los asuntos que dividen a la UE", ha señalado.

Smith ha puesto el acento en que la UE también tiene que construir "capacidad de resistencia" a estas amenazas, esto mediante un ejercicio de pedagogía y de acercarse a los ciudadanos para ensalzar los aspectos positivos del bloque. "Hay una razón por la que existe la UE y ésta ha traído prosperidad a todos y parece que hemos olvidado esto", ha señalado, haciendo hincapié en un enfoque unido en materia de seguridad o sobre los aspectos más polarizadores, que son los más sensibles a la amenaza rusa.

Es precisamente la falta de conocimiento que se tiene sobre las estrategias de Rusia lo que para Nicolás de Pedro, del Instituto de Gobierno de Londres, complica la capacidad de respuesta de los socios europeos. "Existe un cierto déficit de conocimiento sobre como actúa Rusia", ha asegurado, apuntando a que hasta ahora la respuesta ha carecido de una táctica común. "Se combaten batallas, pero sin tener una agenda", ha insistido De Pedro durante la mesa redonda.

En esta línea, el investigador apuesta por "limitar el espacio para la manipular discusión", exigiendo mayores controles a grandes plataformas tecnológicas, sin que ello suponga limitar el derecho de expresión. "Si los servicios de Inteligencia quieren hacer una investigación necesita un permiso de las autoridades, por qué no exigir lo mismo a plataformas como Facebook o Google que controlan esos espacios", se ha preguntado.

Por su parte, el fundador de Alto Data Analytics, Alejandro Romero, ha explicado que en 2022 se calcula que la mayor parte de los ciudadanos de los países desarrollados consumirán más información falsa que noticias reales. "El problema no son las noticias falsas, por sí mismas. Esto son síntomas de otro problema mayor. Hay incentivos en el mundo digital para crear polarización y expandir mentiras. Eso es una vulnerabilidad", ha admitido.

DESINFORMACIÓN: CASO DE CATALUÑA

Los expertos han explicado que la injerencia rusa busca las vulnerabilidades propias de una sociedad democrática, que es plural y mantiene debate sobre cuestiones internas, para insistir en esas fisuras a través de "narrativas polarizadoras" y de "diseminar ideas distorsionadas con el fin de debilitar a la UE".

Aunque las ofensivas de desinformación se centren en episodios concretos como la crisis independentista en Cataluña, el objetivo final de la acción rusa es minar los fundamentos del bloque comunitario en su conjunto. A juicio de los expertos, Rusia identificó en la crisis independentista una vulnerabilidad y buscó sacar una ventaja.

"Vimos una actividad intensa en redes sociales proyectando una idea sensacionalista de lo que pasó en Cataluña. Los medios locales rusos mostraron simpatía por el independentismo y llegaron a sugerir un posible conflicto bélico", ha argumentado De Pedro.

Para los ponentes, una de las claves es la externalización que hace el Kremlin de esta estrategia, mediante el uso de distintos agentes, que no dependen directamente, pero tienen un "objetivo común y coherente y permite ser ambiguo". Luego, han explicado, Moscú puede negar su implicación y mantener otra perfil a nivel institucional.

"Su enfoque es integral, hay una coherencia en planteamiento aunque actúen muchos actores. Va desde la intimidación nuclear hasta el Twitter", ha explicado en concreto Nicolás De Pedro.

De su lado, el eurodiputado de Cs Jordi Cañas ha abierto el acto advirtiendo que la injerencia rusa "afecta directamente a los ciudadanos" y en el caso de Cataluña "amenazó" a la democracia española. "El objetivo no era directamente atacar a España, sino debilitar a la UE. Por eso hay que ser conscientes de esta amenaza y dar una respuesta, nos jugamos las libertades y algunos nuestro país", ha asegurado el dirigente 'naranja'.

A la conferencia han asistido otros eurodiputados como Luis Garicano, de Cs, Hermann Terstch, de Vox, o Javier Nart quien ha cuestionado que la mesa redonda se centrara exclusivamente en el papel de Rusia y practicara lo que considera un "escándalo selectivo". "Si hablamos en contra de la intoxicación, hablemos de todas las intoxicaciones. No hay buenas y malas intoxicaciones", ha dicho en referencia a otras potencias como Estados Unidos.