Publicado 21/10/2020 11:58CET

UE.- La Eurocámara pide reglas más estrictas para el comercio y las plataformas 'online'

BRUSELAS, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

El pleno del Parlamento europeo ha pedido a la Comisión Europea que la propuesta sobre Servicios Digitales que prepara para finales de año prevea reglas estrictas contra los fraudes en las ventas 'online' pero también mecanismos ágiles para alertar y retirar contenidos ilícitos en la red.

Además, piden normas más estrictas para la publicidad personalizada de manera que los formatos publicitarios sean menos intrusivos, requieran menos datos para contextualizarlos y no dependan de la interacción previa del usuario.

Los eurodiputados recalcan en su petición a Bruselas que las nuevas reglas sean también de obligado cumplimiento para las plataformas y servidores extracomunitarios cuando den servicio a clientes o usuarios europeos.

Así, los eurodiputados abogan por un "mecanismo vinculante para la notificación y acción" que permita a los usuarios dar la señal de alarma si encuentran contenidos que pudieran ser ilegales, de modo que los proveedores puedan actuar con rapidez y rindan cuentas sobre los pasos dados.

En este contexto, la propuesta de la Eurocámara pide un organismo nacional de solución de diferencias al que puedan recurrir los usuarios y aboga por establecer una distinción "inequívoca" entre contenidos nocivos y los ilícitos, porque será solo a estos últimos a los que se aplicaría un régimen de responsabilidad jurídica.

En todo caso, añaden los eurodiputados en el informe adoptado en sesión plenaria, las plataformas no serán las responsables de filtrar los contenidos que se suben a sus plataformas ni deberán realizar control previo de los contenidos, sino que toda decisión sobre la legalidad de los archivos compartidos deberá corresponder a un órgano judicial independiente y no estar en manos de empresas privadas.

La Eurocámara recuerda que las reglas con que cuenta la Unión Europea en la esfera digital apenas han sido modificadas desde que se crearon hace dos décadas, por lo que consideran esencial adaptarlas a la evolución del sector y las nuevas tecnologías e instan a Bruselas a aprovechar la propuesta sobre Servicios Digitales para cubrir estas lagunas.

En cuanto a la protección de los consumidores y la seguridad de los usuarios, los eurodiputados se adhieren al principio de que aquello que es ilegal en la sociedad analógica debe serlo también en la digital y piden a Bruselas que sea la base para su propuesta de reforma en diciembre.

Además, piden más acción y responsabilidad por parte de proveedores y plataformas a la hora de detectar y suprimir bulos o retirar la venta de falsificaciones o productos peligrosos, por ejemplo aquellos que se multiplicaron durante la pandemia como remedios o protección del coronavirus.