Publicado 21/08/2021 09:02CET

UE.- Frontex ofrece ayuda a los países en gestión de fronteras ante la previsible crisis migratoria de Afganistan

El director ejecutivo de Frontex, Fabrice Leggeri.
El director ejecutivo de Frontex, Fabrice Leggeri. - FRONTEX

La UE ha avanzado "mucho" en el control de fronteras pero tiene "deberes" en migración y asilo

BRUSELAS, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

El director ejecutivo de Frontex, Fabrice Leggeri, ha ofrecido ayuda a los países de la Unión Europea ante la previsible llegada de migrantes procedentes de Afganistán después de que los talibán se hicieran con el poder del país asiático, al tiempo que ha asegurado que el bloque ha avanzado "mucho" durante los últimos años en materia de control y vigilancia de fronteras pero tiene "deberes" que hacer en cuanto a la política de migración y asilo.

En una entrevista concedida a Europa Press, Leggeri, ha asegurado que el organismo que dirige está "supervisando" la situación en Afganistán desde una "perspectiva estratégica" y de "análisis" de riesgos y está a la espera de tener indicaciones de los Veintisiete.

"Por supuesto que Frontex, como agencia operativa, está comprometida con ayudar a los Estados miembros para gestionar sus fronteras externas", ha expresado, para después señalar, en cualquier caso, que hay que ser "conscientes" de que muchos de los afganos que puedan llegar a las fronteras europeas pueden necesitar "protección internacional".

Según los últimos datos, unos 4.000 afganos han cruzado de forma ilegal las fronteras europeas en la primera mitad del año, principalmente a través de la ruta del Mediterráneo Oriental y, en menor medida, desde los Balcanes Occidentales. "Podemos esperar que debido a la situación en Afganistán pueda haber más ciudadanos afganos que intenten llegar a Europa", ha apuntado.

Además, el francés ha destacado que en Irán hay 2,8 millones de nacionales afganos (de los cuales dos millones no están registrados) y otros 200.000 en Turquía, lo que a su juicio "demuestra que hay un grupo potencial de afganos que ya están fuera del país en busca de una mejor vida o protección".

En este contexto, el apoyo que la agencia puede brindar a los Estados miembros, ha explicado, va desde el despliegue de agentes, la vigilancia fronteriza, la identificación de posibles llegadas irregulares a la UE, así como aportar imágenes por satélite de regiones vecinas y la asistencia en operaciones de deportación de migrantes que hayan sido aprobadas por las autoridades nacionales.

LA UE DISCUTE DIFERENTES OPCIONES

Leggeri, que participó en la reunión telemática de ministros del Interior del pasado miércoles en la que los Veintisiete abordaron por primera vez lo ocurrido en Afganistán desde el punto de vista migratorio, ha señalado que los socios comunitarios están discutiendo "diferente opciones" al respecto.

"Una dimensión es obviamente aportar asistencia humanitaria y protección no solo en Europa sino también más cerca del país de origen. Pero son decisiones políticas, no corresponde a Frontex comentar o incluso contribuir", ha zanjado, después de recordar que la agencia que dirige "no está a cargo de la política europea de asilo".

Por contra, Frontex sí que ofrece asistencia a los Estados miembros en operaciones de repatriación de migrantes irregulares y también en este punto Leggeri espera que los países del bloque pacten en futuras reuniones su modo de proceder con respecto a la posible llegada a Europa de migrantes afganos.

LA UE HA AVANZADO "MUCHO" EN EL CONTROL DE SUS FRONTERAS

En opinión del máximo responsable de Frontex, la UE afronta la inminente llegada de refugiados afganos a sus fronteras mejor preparada gracias a los avances conseguidos desde 2015, al menos en cuanto a su capacidad para el control fronterizo.

Leggeri, en concreto, defiende que el bloque en general y Frontex en particular han avanzado "mucho" en materia de control y vigilancia de fronteras. Destaca en particular las dos actualizaciones para reforzar mandato de la agencia y el "incremento sustancial" de sus recursos humanos, económicos y de "capacidades operativas".

"Sí, la UE ha hecho mucho y Frontex ha hecho mucho para estar preparados en términos de gestión y vigilancia de fronteras", ha argumentado al ser preguntado por los avances conseguidos desde la crisis migratoria de hace seis años.

Sin embargo, el director ejecutivo de Frontex ve en la política de asilo una laguna en el marco legislativo europeo: "En mi opinión, la UE todavía tiene que hacer algunos deberes en cuanto a la política de asilo y migración. Es un área en la que diría que debe hacerse más, pero todos sabemos que hay propuestas sobre la mesa y discusiones políticas".

"Un mejor funcionamiento del asilo a nivel europeo y de las gestión de la migración solo puede tener un impacto positivo en la gestión de crisis", ha argumentado.

ACUSACIONES DE DEVOLUCIONES EN CALIENTE

Con respecto a la polémica surgida hace unos meses, que apuntaba a la supuesta participación de unidades de Frontex en devoluciones en caliente en el mar Egeo, Leggeri ha defendido que ni la investigación interna ni la llevada a cabo en el Parlamento Europeo demostraron la implicación de agentes del organismo en tales actividades.

En este sentido, preguntado por si tiene la certeza absoluta de que sus agentes no se vieron involucrados en prácticas ilegales que violasen los derechos de los migrantes, Leggeri ha subrayado que sus "instrucciones" son "muy claras" y siempre ordenan "cumplir con los derechos fundamentales".

La polémica provocó incluso que algunos grupos políticos de la Eurocámara, como socialdemócratas o La Izquierda, reclamasen la dimisión de Leggeri, algo que él se negó a hacer. El informe final de la comisión de investigación del Parlamento Europeo criticó la inacción de Frontex en las devoluciones en caliente, pero no hizo a la agencia responsable de violaciones de Derechos Humanos.

En esta línea, el director ejecutivo de Frontex ha defendido que la agencia ha mejorado desde entonces, en línea con las recomendaciones de sendas investigaciones, el sistema interno de denuncia de incidentes, una de las "debilidades" que la agencia reconoce que tenía.