Publicado 14/10/2020 18:15CET

UE.- Los gobiernos de la UE rechazan la última propuesta de la Eurocámara para el presupuesto comunitario

BRUSELAS, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los gobiernos de la Unión Europea han rechazado la última propuesta del Parlamento Europeo para desbloquear las negociaciones sobre el presupuesto comunitario de los próximos siete años, que contemplaba un aumento de 39.000 millones con respecto a lo que acordaron en julio los jefes de Estado y de Gobierno.

Los negociadores de ambas instituciones (Eurocámara y Consejo de la UE, que representa a los países) han retomado este miércoles por la mañana las negociaciones, pero el último intento de los eurodiputados para avanzar en las mismas no ha convencido a las capitales.

En particular, el Parlamento Europeo acudió a la cita con la propuesta de aumentar el presupuesto en 39.000 millones, aunque el techo de gasto sólo aumentaría en 9.000 millones y se utilizaría para reforzar la dotación de programas "emblemáticos", como Erasmus+ o Horizonte, el programa de ciencia e investigación.

Otros 13.000 millones de euros en intereses del fondo europeo de recuperación quedarían fuera del techo de gasto, según el documento de los eurodiputados, mientras que los 16.000 millones restantes procederían de transferencias que no fueran ejecutadas con el paso del tiempo.

Pero esta oferta no ha contado con el beneplácito de los Estados miembros. De hecho, el Gobierno alemán, que lidera las negociaciones como presidencia de turno de la UE, ha denunciado que la cifra real del incremento que propone la Eurocámara se eleva por encima de esos 39.000 millones y alcanza los 90.000 millones.

Berlín prefiere ceñirse al techo de gasto acordado por los líderes europeos en la cumbre de julio y que fija un presupuesto máximo para el periodo 2021-2027 de 1,074 billones de euros. La única concesión que está dispuesto a aceptar en nombre de los Veintisiete es un aumento pero sin añadir dinero 'fresco', si no utilizando los márgenes de flexibilidad ya previstos para cuestiones inesperadas.

Esta es una posición compartida por el Gobierno español, que opta por no "abrir" de nuevo lo acordado por los jefes de Estado y de Gobierno puesto que empezar una discusión así supondría "una demora inaceptable" para la aprobación de las cuentas. "Preferimos que se respete al máximo la decisión del Consejo", aducen fuentes diplomáticas.

Desde el otro lado de la contienda, la Eurocámara ha recordado en un comunicado que ya ha dado "un paso enorme" con respecto a su posición de partida, que reclamaba mejoras presupuestarias para 40 programas europeos. También han criticado que los Veintisiete no muestren la "señal de voluntad" que pedían e intenten convertir a la Eurocámara en un socio "poco realista y poco fiable".

El enfrentamiento entre gobiernos y Parlamento Europeo en relación al presupuesto de la UE no sólo amenaza el comienzo del nuevo Marco Financiero Plurianual (MFF), sino que además podría retrasar la puesta en marcha del fondo de recuperación.

Aunque se trata de negociaciones distintas, algunos Estados miembros como Países Bajos no darán su visto bueno a la emisión de deuda por parte de la Comisión Europea hasta que no esté cerrado un acuerdo sobre el presupuesto comunitario. En la práctica, esto supone el bloqueo del fondo de recuperación, puesto que Bruselas no podrá emitir deuda en los mercados hasta que no tenga el permiso de todos los países, y en la mayoría esto requiere trámites parlamentarios nacionales.

A todo esto se suma la pelea sobre el mecanismo que vincula el pago de las ayudas europeas al respeto al Estado de derecho. Los países quieren limitarlo a un sistema para garantizar el correcto funcionamiento de los fondos europeos, mientras que los eurodiputados desean ampliar su alcance para que englobe también ataques a los principios y valores democráticos.

Contador