Publicado 08/02/2021 14:41CET

La UE muestra su preocupación por la "trágica" crisis en Tigray y pide la retirada de Etiopía de las tropas de Eritrea

Josep Borrell.
Josep Borrell. - Lukasz Kobus/European Commission / DPA - Archivo

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea (UE) ha subrayado este lunes su "profunda preocupación" por la "trágica crisis humanitaria" en la región etíope de Tigray (norte) a raíz de la ofensiva lanzada en noviembre por el Ejército contra el Frente para la Liberación Popular de Tigray (TPLF), al tiempo que ha reclamado la retirada de las tropas eritreas desplegadas en la zona, algo que ha sido negado por Adís Abeba y Asmara.

"La UE sigue muy preocupada por la trágica crisis humanitaria que se desarrolla en Tigray y por sus implicaciones regionales", ha dicho el Alto Representante del bloque para Política Exterior, Josep Borrell, en un comunicado conjunto con la comisaria de Cooperación Internacional, Jutta Urpilainen, y el coordinador europeo para Gestión de Crisis, Janez Lenarcic.

En el mismo, han destacado que "tras tres meses de conflicto y pese a las pequeñas aperturas, la limitación al acceso humanitario en Tigray sigue evitando la entrega de ayuda humanitaria para hacer frente a la inmensidad de las necesidades, evitar el riesgo de una hambruna y evitar la pérdida de más vidas".

Así, han hecho hincapié en que las zonas del centro y el oeste de Tigray "siguen en gran medida fuera del alcance" y que "dos campamentos de refugiados eritreos están totalmente inaccesibles", por lo que han apuntado que "debe garantizarse acceso humanitario a todas las zonas y personas afectadas en Tigray, así como a las zonas fronterizas con las regiones de Afar y Amhara, en línea con los principios humanitarios de imparcialidad, humanidad, neutralidad e independencia".

"La UE se une al llamamiento de Estados Unidos para la retirada de las tropas eritreas de Etiopía, que están alimentando en conflicto en Tigray y, según las informaciones, cometiendo atrocidades y exacerbando la violencia étnica", han indicado, antes de mostrar también su "creciente preocupación" por la protección de civiles y refugiados en Etiopía.

Los gobiernos de Etiopía y Eritrea han negado en todo momento que tropas del país vecino hayan participado en la ofensiva en Tigray, si bien el TPLF ha denunciado una implicación directa de Asmara en las hostilidades.

Por ello, la UE ha reseñado que "una protección efectiva de los refugiados ante todo daño, en línea con el Derecho Humanitario, incluido evitar cualquier acto de devolución o regreso forzado de refugiados eritreos, debe ser garantizada".

Los firmantes han puntualizado además el apoyo del bloque a los trabajos de la Comisión de Derechos Humanos de Etiopía y han pedido al organismo que "continúe sus investigaciones sobre las denuncias de violaciones y abusos de los Derechos Humanos y del Derecho Humanitario".

"Esperamos que el Gobierno de Etiopía respalde sus recomendaciones y ponga en marcha las investigaciones independientes y proceso judiciales anunciados para garantizar una rendición de cuentas total por las violaciones y abusos cometidos", han argüido, antes de reiterar que "el acceso de los medios internacionales a Tigray debe ser autorizado y los periodistas locales deben ser protegidos".

ALTO RIESGO DE "ATROCIDADES"

La relatora especial de Naciones Unidas para la Prevención del Genocidio, Alice Wairumu Nderitu, ha alertado este mismo lunes que "el riesgo de atrocidades en Etiopía sigue siendo alto" y ha añadido que "es probable que la situación empeore" si las autoridades del país africano no toman medidas.

"No hablamos sólo de la región de Tigray, si bien los combates continúan, sino que tenemos informaciones de otras zonas", ha manifestado, en declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC. "Estas atrocidades no ocurren de la noche a la mañana, hay causas subyacentes", ha explicado.

De esta forma, Nderitu ha argumentado que "hay procesos y desencadenantes y ahora mismo lo necesario es que el Gobierno etíope establezca el Estado de Derecho y una investigación imparcial para garantizar la rendición de cuentas ante las violaciones graves".

Por su parte, la organización no gubernamental Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) ha denunciado que varios edificios levantados por la ONG para dar apoyo a los refugiados han sido destruidos en el marco de las hostilidades, según imágenes por satélite a las que han tenido acceso.

El NRC ha resaltado que, además de las instalaciones de la ONG en los campamentos de refugiados de Hitsaats y Shimelba, han sido dañadas una escuela y una clínica, en unos incidentes que han tenido lugar durante las últimas semanas.

EL NRC PIDE INVESTIGACIONES

"Condenamos la destrucción criminal de nuestros edificios e instalaciones, levantados para dar ayuda a los refugiados que más lo necesitan", ha dicho el secretario general del organismo, Jan Egeland. "Esta conducta de incendios y saqueos por parte de personas armadas profundizan una crisis ya dura para millones de personas", ha lamentado.

Los citados campamentos acogen a cerca de 25.000 refugiados eritreos y, si bien el impacto total de los daños sobre las instalaciones es desconocido por ahora, Naciones Unidas ha indicado que 3.000 e ellos han sido reubicados, mientras que se desconoce el paradero de otros 20.000.

Por ello, ha solicitado a Adís Abeba y a los países donantes "que investiguen la destrucción de suministros de ayuda o infraestructura, que hagan rendir cuentas a los responsables y que garanticen que las instalaciones humanitarias son protegidas".

"Reclamamos una vez más a las partes en conflicto que respeten y protejan a los trabajadores humanitarios y nuestros bienes, en línea con el Derecho Humanitario", ha manifestado. "Esto es un acontecimiento negativo inesperado e inaceptable en un país que durante mucho tiempo fue un ejemplo de facilitar la ayuda y la respuesta (humanitaria)", ha dicho.

Por ello, Egeland ha resaltado que "trece largas semanas sin poder acudir (a estos campamentos), responder de forma efectiva y verificar el estado de los bienes humanitarios es algo inaceptable". "No podemos decirlo lo suficiente. la comunidad humanitaria necesita acceso sin restricciones a todas las partes de Tigray para valorar las necesidades y los daños, así como para dar ayuda vital", ha remachado.

LA OFENSIVA

El inicio de la ofensiva fue anunciado el 4 de noviembre por el primer ministro, Abiy Ahmed, en respuesta a un ataque por parte del TPLF contra una importante base del Ejército en la capital, regional, Mekelle, que se saldó con numerosas víctimas entre los militares.

La escalada bélica ha sido la culminación de un pulso que comenzó con la llegada al poder de Abiy como primer oromo jefe de Gobierno. El TPLF fue el partido fuerte dentro de la coalición que gobernó Etiopía desde 1991, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), sustentada en las etnias.

Apartado del poder, el TPLF ha visto en las reformas acometidas por Abiy, en particular las relativas a abusos de Derechos Humanos y de reconciliación con grupos armados entre otros, como una 'caza de brujas' contra sus dirigentes, los cuales se vieron en muchos casos apartados de los cargos que ocupaban.

La ruptura definitiva la marcó la creación del Partido de la Prosperidad a finales de 2019 por parte de Abiy para dejar atrás al EPRDF. Todos los partidos que integraban la alianza gobernante, y algunos más en su órbita, se sumaron a la nueva formación, con la excepción del TPLF, lo que también dejó al partido al margen de la toma de decisiones en el Gobierno federal.