Publicado 04/03/2021 14:45CET

UE.- Orban aboga por conformar una nueva alianza europea frente a un PPE que "se hunde"

Archivo - Viktor Orban, primer ministro de Hungría
Archivo - Viktor Orban, primer ministro de Hungría - GABRIEL KUCHTA/GETTY IMAGES - Archivo

Una nueva "casa" para quienes "no quieren a los inmigrantes" ni "han caído en la demencia LGTBI"

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, ha defendido este jueves la decisión de su partido, Fidesz, de abandonar el grupo del Partido Popular Europeo (PPE) en la Eurocámara, ya que considera que "se hunde" y es momento de buscar una nueva alianza que aglutine a formaciones defensoras de los valores cristianos tradicionales.

El Gobierno anunció la renuncia de los doce eurodiputados de Fidesz al grupo 'popular' después de que éste aprobara a primera hora del miércoles una modificación de sus reglas internas para facilitar la suspensión o expulsión de partidos que se alejen de los principios y valores de la familia conservadora.

Orban ha esgrimido en un comunicado que su formación se ha negado a aceptar que los derechos de los eurodiputados --"y por tanto de los votantes húngaros"-- se vean limitados por la citada enmienda, en medio de "juegos de poder dentro de la burbuja de burócratas" en Bruselas". "Es inaceptable", ha zanjado.

Sin embargo, considera que ahora se abre "una nueva perspectiva", en la que ve factible pasar página a un grupo que "se hunde" y está "deshaciéndose de sus valores políticos". El PPE --partido del que oficialmente Fidesz sigue formando parte, dado que solo se ha salido del grupo-- es ahora "anexo de la izquierda europea", según Orban.

"Nuestra tarea es clara. Debemos construir una derecha democrática europea que sirva de casa para los ciudadanos europeos que no quieren a los inmigrantes, que no quieren el multiculturalismo, que no han caído en la demencia LGTBI, que defienden las tradiciones cristianas de Europa, que respetan la soberanía de los países y que ven a sus naciones no como parte del pasado, sino del futuro", ha repasado.

"El tiempo para lograrlo ha llegado. ¡Larga vida a la derecha democrática!", ha proclamado para terminar su mensaje, en el que el primer ministro húngaro no ha dejado entrever ningún interés por aliarse con alguna de las familias políticas que ya están conformados en el Parlamento Europeo.

Hasta que termine de configurarse el nuevo escenario, los eurodiputados de Fidesz pasarán a figurar como No Inscritos --perdiendo así tiempo de intervención en los plenos--. Entre los grupos que estarían abiertos a la incorporación del partido húngaro está el de Conservadores y Reformistas y el de Identidad y Democracia, que aglutinan a formaciones ultraconservadoras y de extrema derecha.