Publicado 09/04/2021 11:10CET

UE.- El PE aboga por una política sanitaria común en Europa más allá de la mera coordinación con los Estados miembros

Archivo - El portavoz del Parlamento Europeo, Jaume Duch.
Archivo - El portavoz del Parlamento Europeo, Jaume Duch. - PARLAMENTO EUROPEO - Archivo

La institución pone en valor un sistema de vacunación creado "de la noche al día" y ve factibles los objetivos actuales frente a los problemas de distribución

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Parlamento Europeo, Jaume Duch, ha defendido este viernes la respuesta de la UE a la crisis del coronavirus durante su evaluación de los primeros doce meses de una pandemia y estima que el bloque será capaz de cumplir con los objetivos actuales de vacunación a pesar de la crisis en la distribución de las vacunas AstraZeneca, con vistas a un futuro donde cabe pensar en la creación de una política sanitaria común, más allá de la coordinación estatal, para reforzar un sistema de inoculaciones creado prácticamente "de la noche al día".

En una comparecencia virtual en el Foro Nueva Economía, Duch ha destacado la "rápida" reacción de las instituciones europeas ante la crisis, dentro de un discurso en el que ha abogado por un incremento de las competencias de Bruselas no solo en el ámbito de la sanidad, sino de la seguridad europea con vistas al futuro del bloque, que se planteará en la reactivada Conferencia sobre el Futuro de Europa.

"El famoso 70 por ciento de vacunados a final del verano me parece perfectamente posible", ha manifestado Duch, quien ha pedido perspectiva sobre la situación actual. "Si el año pasado por estas fechas nos dicen que ahora estamos con un proceso de vacunación nos habrían dicho que es una gran noticia", ha añadido, antes de recordar que la Unión Europea "está vacunando a un millón de personas al día", y espera llegar a los tres millones al mes que viene.

En el caso de España, el portavoz no ve al país "en una situación singular respecto a otros países de la UE", a pesar del actual ambiente de polarización política. "Como todos los países, se va a hacer razonablemente bien", ha zanjado.

"Esto es una maratón", ha declarado Duch, antes de trazar un panorama futuro marcado por la cohesión y solidaridad. "La pandemia va a pasar, pero las consecuencias no. Tenemos que poner en marcha una nueva política de sanidad europea. No tenemos una competencia general en temas como la política sanitaria, sino que coordinamos a partir de la buena voluntad de los estados miembros", ha indicado.

UNA VALORACIÓN EN SU MOMENTO

En este sentido, el portavoz del PE ha indicado que el proceso de depuración de responsabilidades ya está en marcha. "El Parlamento Europeo", ha recordado, "ejerce una función de control, por la que vigilamos cómo se hacen las cosas. La valoración sobre cómo la Comisión Europea ha gestionado los contratos habrá que hacerla en su momento. Es verdad que ha habido problemas serios con el contrato de AstraZeneca, pero el resto va bastante normal", ha añadido.

La cuestión del avance en los procesos de federalización en la Unión Europea ha sido un tema recurrente del portavoz, por ejemplo en lo que se refiere la adquisición de las vacunas a nivel interno, por parte de regiones dentro de cada país miembro --como por ejemplo Baviera, en Alemania-- o sobre el tema de la liberalización de las patentes.

"El Parlamento Europeo ha apoyado una estrategia de vacunación europea. No son muchos los diputados que habrían apostado por una vacunación puramente nacional", ha manifestado el portavoz. "Llegará un momento en que los estados miembros podrán adquirir la vacuna pero de momento es mejor coordinarse". Sobre la liberalización de las patentes el portavoz ha indicado que "no tiene la respuesta a esta cuestión".

"Es verdad que hay fuerzas políticas del PE que creen que la solución pasa por ahí. En el fondo el problema que tenemos en este caso no es tanto el acceso a la composición de la vacuna como el desarrollo de las cantidades suficientes", ha explicado.

En cualquier caso, el portavoz ha indicado que "las vacunas han llegado para quedarse" y que ahora mismo Europa está en una fase de "mancomunar el esfuerzo". En relación a ello, Duch ha valorado que las instituciones europeas "han evitado un problema de ruptura de la solidaridad europea" al sofocar cualquier conato serio de enfrentamiento internacional sobre la distribución y aplicación de las vacunas. "Hemos evitado enfrentar a las sociedades de los países", ha manifestado.

El portavoz ha aprovechado también para aplaudir la aprobación del "histórico" plan de recuperación Next Generation, un paquete de 1,8 billones de euros --"más del doble del Plan Marshall"--, y "la primera vez que se moviliza una cantidad tan ingente".

Duch ha esgrimido además que "no es un elemento único, sino parte de una panoplia de decisiones el último año igualmente importantes, como las decisiones del BCE durante las primeras semanas o la activación de líneas de financiación", antes de redundar en el efecto de cohesión que comporta. "Es un plan de endeudamiento con una deuda mutualizada, lo que tendrá su importancia en un futuro porque es un elemento federalizante", ha indicado.

El portavoz espera que esta cuestión se trate en la próxima Conferencia sobre el Futuro de Europa, el mes que viene. A su entender, esta crisis ha demostrado que "si no hay una solución a nivel europeo es difícil que haya una solución", no solo en temas como la sanidad, sino en otros ámbitos sobre las capacidades de política exterior de la Unión Europea, "que hay que reforzar".

Sobre ello, Duch ha aprovechado para "romper una lanza" por el máximo representante diplomático de la UE, Josep Borrell, quien intenta romper "la barrera de la unanimidad" necesaria a la hora de definir una posición común europea en el ámbito de Exteriores a pesar de los conflictos que le pudiera generar, como el ocurrido en su reciente visita a Rusia.