Publicado 19/11/2020 14:20CET

UE.- El presidente de la Eurocámara pide "valor" a los 27 para acordar una política migratoria "verdaderamente común"

David Sassoli a su llegada a una cumbre del Consejo Europeo en Bruselas
David Sassoli a su llegada a una cumbre del Consejo Europeo en Bruselas - Alexandros Michailidis/European / DPA - Archivo

BRUSELAS, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Parlamento europeo, el socialista italiano David Sassoli, ha pedido este jueves a los gobiernos europeos "valor" para superar las diferencias en materia migratoria y lograr un acuerdo que permita reformar la política común para garantizar una gestión de responsabilidad común de la llegada de migrantes y de la acogida de quienes tengan derecho a protección internacional.

"Ahora les corresponde al Parlamento y al Consejo decidir si quieren tener el valor de (pactar) una política verdaderamente común", ha reivindicado Sassoli durante un debate sobre la materia en el marco de una conferencia interparlamentaria organizada por la Eurocámara y en la que han intervenido diputados nacionales y organizaciones vinculadas al asilo.

El político italiano ha avisado de que la Unión Europea no tendrá credibilidad como actor internacional hasta que no demuestre que es capaz de gestionar "uno de los mayores retos estructurales" que afronta hoy en día el mundo y que lo hace de manera unida --"porque es nuestra frontera común, no solo la de Italia, España o Grecia"-- y de acuerdo a sus valores fundamentales.

Por ello, Sassoli ha considerado un "buen punto de partida" la propuesta de reforma presentada el pasado septiembre por la Comisión Europea, aunque ha señalado que caben mejoras para asegurar el objetivo de repartir la "responsabilidad colectiva" de acoger a los demandantes de asilo que llegan a territorio comunitario y también para mejorar la lucha contra las mafias que trafican con personas.

Todo ello, ha añadido, debe ocurrir asegurando también que quienes no tienen derecho al asilo en la UE "son repatriados con dignidad" y también que se abren canales legales de entrada que se basen las "necesidades" del mercado laboral europeo.

Además, Sassoli ha considerado esencial que exista un "sistema de reglas compartido" en lo que se refiere a salvamento marino y el desembarco de las personas que son rescatadas de un naufragio en alta mar. "No debe criminalizarse que se salven vidas en alta mar, porque lo hacen en nuestro nombre, en nombre de nuestros valores, y además es una obligación con el Derecho internacional y moral", ha razonado, sobre la actividad de ONG en el Mediterráneo.

Sobre las claves de la reforma propuesta por Bruselas y que aún deben negociar los gobiernos con la Eurocámara, Sassoli ha insistido en la responsabilidad colectiva en todas fases ligadas a la gestión de los flujos migratorios, desde la acogida de demandantes de asilo y tramitación de sus expedientes hasta las deportaciones de quienes no reciban el estatus de refugiado.

También ha pedido que las alianzas que se establezcan con países terceros de origen o tránsito para contener el paso irregular de personas y agilizar las deportaciones de los expulsados sean asociaciones "transparentes y sujetas al control democrático".

El pasado mes de septiembre, Bruselas presentó su propuesta para diseñar un Pacto de la Migración con el que aspira a lograr el apoyo tanto de los países en primera línea de entrada, como Italia, Grecia y España, que reclaman una mayor solidaridad por parte de sus socios en el reparto de la acogida y quienes, como Hungría o Polonia rechazan de plano a recibir en su territorio a ningún migrante.

Tras más de un año de contactos con las capitales, el Ejecutivo comunitario finalmente ha presentado una revisión de la política migratoria que aparca la idea de cuotas obligatorias, pero plantea un sistema voluntario con varios niveles de solidaridad y apuesta por reforzar la frontera exterior de la Unión Europea y agilizar las expulsiones de los migrantes que lo logren estatus de refugiado.

Contador