Publicado 04/12/2020 15:31CET

UE.- La UE acuerda las normas del fondo pesquero, del que España recibirá 1.100 millones hasta 2027

Barcos de pesca en Asturias
Barcos de pesca en Asturias - EUROPA PRESS - Archivo

BRUSELAS, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Las instituciones de la Unión Europea han llegado este viernes a un acuerdo sobre las normas para los próximos siete años del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP), cuyo presupuesto asciende a 6.100 millones de euros y del que España recibirá 1.100 millones hasta 2027.

Los negociadores del Parlamento Europeo y del Consejo de la UE (los países) han pactado de manera preliminar las disposiciones del reglamento que regirá su funcionamiento, aunque el acuerdo todavía debe ser aprobado y confirmado por ambas instituciones en las próximas fechas.

El responsable de la negociación por parte de la Eurocámara ha sido el eurodiputado del PP Gabriel Mato, quien ha destacado que se trata de un acuerdo "equilibrado" que permite al sector pesquero europeo "pescar mejor". A su juicio, abre la puerta a que la industria invierta en la seguridad de sus trabajadores y en embarcaciones y motores más eficientes desde el punto de vista climático.

En total, el FEMP tendrá un presupuesto entre 2021 y 2027 de 6.100 millones de euros, lo que implica un recorte del 4,7% porque en los siete años anteriores la dotación ascendía a 6.400 millones.

La mayoría de estos fondos (5.300 millones) se dedicarán a la gestión pesquera, la acuicultura y a apoyar a la flota. El resto de las ayudas se utilizarán para financiar medidas como la investigación científica, la supervisión y control pesquero, la vigilancia y seguridad marítima o en análisis de mercado.

España será por mucho el Estado miembro que más dinero recibirá de este programa europeo, con 1.200 millones de euros entre 2021 y 2027. Se sitúa así por delante con otros países que cuentan con un importante sector pesquero como Francia (567 millones), Italia (518 millones), Polonia (512 millones), Portugal (378 millones) o Grecia (374 millones).

Según el pacto alcanzado, los Estados miembros tendrán que destinar el 15% de las ayudas a garantizar el control pesquero, incluida la lucha contra las capturas ilegales. Además, un 30% de los fondos tendrán que dedicarse a la acción climática, en línea con el Pacto Verde Europeo.

También podrán utilizarse las ayudas del fondo pesquero europeo para el desguace de embarcaciones por cese permanente de la actividad, pero para recibir esta compensación el beneficiario tiene que eliminar una capacidad equivalente de pesca del registro europeo de buques y renunciar a registrar uno nuevo en cinco años.

En caso de cese temporal de la actividad pesquera, el nuevo reglamento prevé compensaciones durante un plazo máximo de doce meses por embarcación o por pescador.

Por otro lado, se establecen una serie de "estrictas" condiciones para el cambio o modernización de motores: para barcos de entre 12 y 24 metros y menos de cinco años, los nuevos motores no podrán tener una potencia superior y tendrá que garantizarse una reducción de las emisiones de CO2 del 20%. Además, la capacidad pesquera que se pierda por el cambio no podrá ser reemplazada por otras vías.