Publicado 02/12/2020 19:25CET

UE.- La UE aprueba su sistema de sanciones contra violaciones de los Derechos Humanos

Bandera de la Unión Europea
Bandera de la Unión Europea - PICTURE ALLIANCE / DPA / RALF HIRSCHBERGER

BRUSELAS, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea ha aprobado este miércoles su plan horizontal de sanciones para castigar violaciones persistentes de los Derechos Humanos a nivel global, un sistema novedoso que llevaba meses siendo debatido a nivel de la UE y que agilizará la reacción de la diplomacia europea ante crisis internacionales.

En una reunión a nivel de embajadores, la UE ha dado luz verde al plan, que replica el modelo estadounidense del Magnitsky Act con el que Washington ha sancionado a dirigentes rusos. El bloque lo adoptará formalmente en la reunión de ministros de Exteriores del próximo lunes, han confirmado fuentes europeas.

Este instrumento dará más flexibilidad a la UE para sancionar a aquellos responsables de violaciones graves y abusos de los Derechos Humanos a nivel global, sin importar donde se producen esos abusos o quién es el responsable.

Según han explicado otras fuentes consultadas, el nuevo régimen de sanciones incluirá la prohibición de viaje y la congelación de bienes en la UE para aquellos que perpetren o se beneficien de violaciones de derechos humanos, incluyendo casos de genocidio, esclavitud, detenciones arbitrarias, tráfico de personas y violencia sexual.

El plan europeo no recibirá el nombre de Navalni, como se había barajado en un primer momento como posible homenaje al opositor ruso envenenando este verano, al entender los estados miembros que esto podría dar la impresión de que el régimen de restricciones se centra en Rusia, cuando se pretende cubrir una gran espectro de violaciones de derechos humanos.

En todo caso, la crisis generada por el ataque contra Navalni y la tardanza en la adopción de sanciones contra Bielorrusia, han puesto de relevancia la necesidad de que la UE se dotara de un plan para actuar rápidamente ante situaciones así.

Llega además en un momento en el que el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, ha defendido que la UE debe dotarse de autonomía estratégica y ser capaz de actuar de manera contundente e independiente cuando sea necesario.