Publicado 18/09/2020 17:19CET

UE.- La UE tratará el lunes la tensión en el Mediterráneo, sin sanciones sobre la mesa contra Turquía

Borrell y los ministros de Exteriores se reunirán con Tijanovskaya, con las medidas contra Minsk en el aire por el bloqueo de Chipre

BRUSELAS, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Exteriores de la UE tratarán este lunes con el Alto Representante para Política Exterior, Josep Borrell, los últimos episodios de la crisis en el Mediterráneo, donde Turquía mantiene actividades de prospección petrolífera en aguas reclamadas por Chipre, sin que, por el momento, se esperen avances para imponer sanciones a Ankara.

En estos momentos la situación es mejor que hace un mes, después de que Turquía haya retirado el barco exploratorio 'Oruc Reis', aunque en Bruselas recuerdan que el Gobierno turco mantiene su campaña en la Zona Económica Exclusiva de Chipre. Por ello, el Consejo de Asuntos Exteriores estudiarán la crisis del Mediterráneo en su conjunto, sin que se materialicen ya el lunes las sanciones con las que la UE viene amenazando a Turquía si no negocia con Grecia y Chipre sus diferencias marítimas.

"Hay ciertas ideas sobre la mesa de cómo poner más presión sobre Turquía o cómo promover el diálogo con la UE. Sobre sanciones concretas, no creo que haya una decisión legal el lunes", explica un alto cargo de la UE, sobre las medidas contra Turquía.

Para la UE sería contraproducente aplicar restricciones a un actor en un momento en el que busca atraerle a una negociación con Grecia y Chipre. A todo esto hay que sumar que la crisis en el Mediterráneo será discutida por el Consejo Europeo de la próxima semana, si para entonces Turquía no se abre a dialogar.

Por todo ello, aunque la diplomacia europea se guarda la posibilidad de imponer restricciones para cambiar su actitud asertiva, juega con cuidado esta carta porque es consciente de que la relación con Ankara es densa y compleja y atraviesa temas tan relevantes como la migración, la seguridad en Oriente Próximo o la guerra en Libia.

Así las cosas, en Bruselas defienden que primero Turquía debe cesar las hostilidades en el Mediterráneo y negociar una solución pactada a la crisis marítima. Tras esto, en un esfuerzo separado, la Unión discutirá el futuro de la relación y cómo mejorar el deteriorado vínculo entre la UE y Ankara.

"Queremos poner encima de la mesa todos los elementos de la relación, pero primero tenemos que resolver los problemas actuales. Primero toca solventar estas cuestiones en el Mediterráneo y luego podremos revisar toda la relación con un actor clave para que vuelva a funcionar", ha señalado el alto funcionario.

BIELORRUSIA, PENDIENTE DE CHIPRE

Las tensiones en el Mediterráneo influyen indirectamente en otra crisis europea como es la de Bielorrusia, donde las protestas ciudadanas contra la reelección de Alexander Lukashenko entran en su sexta semana.

Pese a que el acuerdo político se alcanzó hace semanas, las sanciones contra Minsk se encuentran estancadas en el Consejo de la UE, ante las reticencias de Chipre, que reclama medidas similares contra Turquía por su actitud bélica en el Mediterráneo.

Solo un acuerdo en la reunión de embajadores de la UE de este viernes permitirá que las sanciones puedan ser adoptadas formalmente el lunes por los ministros, mientras la diplomacia comunitaria avisa de un deterioro de la situación en Bielorrusia, con más represión y detenciones en las últimas semanas, y por ello la lista de sancionados ha aumentado hasta los 40 dirigentes.

Los países bálticos y Polonia han sido los más expresivos a favor de adoptar un régimen de sanciones contra Minsk que incluya al presidente. Fuentes diplomáticas lituanas esperan que el lunes estén listas las restricciones e indican que todo sigue en manos de Nicosia.

En los márgenes del Consejo de Asuntos Exteriores, los ministros europeos tendrán la oportunidad de departir con la líder opositora Svetlana Tijanovskaya, que el lunes estará en Bruselas para intervenir en la Eurocámara. Esto dará una visión completa a los ministros de la crisis, explica el alto funcionario europeo, quien defiende que no se pueden vincular la posibles sanciones contra Ankara con la situación en Bielorrusia. "Son cuestiones totalmente diferentes para la UE y debemos lidiar con ello como cosas distintas, adoptando decisiones por separado", defiende.

SANCIONES POR EL EMBARGO DE ARMAS EN LIBIA

Sobre la mesa del Consejo de Asuntos Exteriores estará el respeto al embargo de armas en Libia, que salvaguarda la operación militar de la UE 'Irini'. Para el lunes se esperan las primeras sanciones por violar dicho embargo, dos "casos claros" que acarrearán medidas contra dos entidades privadas que se saltaron la prohibición, una de ella turca, ha informado el alto cargo de la UE.

Hace una semana 'Irini' interceptó un buque que transportaba combustible para aviones por sospechas de que habría incurrido en una violación del embargo internacional de armas impuesto a Libia. El buque en cuestión tenía bandera de las islas Marshall.