Publicado 04/10/2021 19:23CET

UE.- Los Veintisiete y los Balcanes se reúnen en Eslovenia con la falta de avances en la adhesión como telón de fondo

Archivo - FILED - 02 July 2019, Saxony, Dresden: A European flag blows in the wind in front of the Saxon state parliament. The eurozone's gross domestic product plummeted by a record 12.1 per cent in the second quarter amid the coronavirus pandemic, accor
Archivo - FILED - 02 July 2019, Saxony, Dresden: A European flag blows in the wind in front of the Saxon state parliament. The eurozone's gross domestic product plummeted by a record 12.1 per cent in the second quarter amid the coronavirus pandemic, accor - Robert Michael/dpa-Zentralbild/d - Archivo

BRUSELAS, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se reunirán este miércoles con los líderes de los Balcanes en Eslovenia, en una cumbre llamada a reiterar el compromiso del bloque con la región, pero que llega en plena falta de progresos en la adhesión comunitaria.

La cumbre con Albania, Macedonia del Norte, Montenegro, Bosnia Herzegovina, Montenegro y Kosovo busca reivindicar la importancia estratégica de la región para la UE, así como escenificar la relación privilegiada del bloque con los Balcanes, a la postre mayor inversor y socio comercial, aunque no se concibe como una cita para avanzar en la integración europea.

La reunión de líderes europeos y balcánicos llega en un momento de cierta parálisis en la política de Ampliación, en particular con el bloqueo a la apertura de negociaciones de adhesión a la UE de Albania y Macedonia del Norte que amenaza con dañar a la imagen del bloque en su conjunto. Aunque la entrada en el club comunitario se basa en el mérito y el ritmo de reformas de los aspirantes, en esta ocasión es una desavenencia política la que obstaculiza la senda europea de Tirana y Skopje.

Pese a que ambos candidatos cumplen las condiciones estipuladas por la Comisión Europeas, según reconocieron los Veintisiete en marzo de 2020, cuando dieron luz verde a que arrancaran las negociaciones, el veto que ejerce Bulgaria desde el año pasado alegando disputas culturales con Macedonia se ha convertido en un nuevo obstáculo en sus aspiraciones comunitarias.

Bruselas defiende los contactos entre bastidores con Bulgaria y Macedonia para solventar el bloqueo y fuentes comunitarias señalan que la cuestión puede salir durante la cumbre. Sin embargo no hay previstos encuentros bilaterales del presidente del Consejo, Charles Michel, y en la capital europea apuntan que la cumbre tampoco será el momento propicio para zanjar el desencuentro.

La falta de progresos en materia de justicia o de lucha contra la corrupción de los países candidatos, además de una pérdida de apoyo a la UE en la zona son asuntos que la UE considera que debe mejorar los Balcanes. La meta de ampliar la UE a los Balances se remonta a 2003 cuando la UE definió el ingreso de los países de la zona como un objetivo estratégico.

Así, distintas fuentes insisten en que la cumbre no se debe limitar a la dimensión de la adhesión europea y ponen el acento en los programas y fondos de la UE para mejorar las infraestructuras, cuestiones como el 'roaming' o el compromiso de Bruselas en materia de vacunas y con la reconstrucción económica tras la pandemia. A este efecto se esperan anuncios sobre nuevos instrumentos que puedan apoyar la recuperación de la región tras el coronavirus.

Tras la cumbre habrá una declaración conjunta de los Veintisiete que marque la línea a seguir con los retos compartidos con los Balcanes. Los últimos días los Estados miembro han discutido cómo debía referirse a la aspiración comunitaria de los países balcánicos y si cabía hacer mención explícita a su ingreso. Fuentes comunitarias explican que finalmente la declaración de la UE subrayará compromiso con el proceso de Ampliación y recordará la importancia de que el bloque mantenga su capacidad de integrar a nuevos miembros.

ENCUENTRO CON KOSOVO

Otro de los temas que marcan la cumbre es la presencia de Kosovo, cuya independencia no reconocen cinco Estados miembros, entre ellos España. En todo caso, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez se sentará por primera vez frente a un dirigente kosovar aunque en un escenario sin banderas, ni símbolos nacionales, tratando así de tener una cumbre neutral, que no interfiera con la política de no reconocimiento de España, Grecia, Chipre, Rumanía y Eslovaquia.

Después de que Mariano Rajoy abandonara una cumbre similar en Bulgaria en 2018 para evitar el encuentro en plena crisis catalana y la anterior cita con los Balcanes en 2020 se celebrara por videoconferencia por la expansión del coronavirus, España da por superada la situación y tomará parte de la cita, recordando que participar no significa reconocer a Kosovo.

En esa cena, Sánchez pondrá sobre la mesa de los jefes de Estado y de Gobierno de la UE el auge de los precios de la energía. Fuentes oficiales aseguran que se espera que otros líderes se sumen a Sánchez y hagan mención a esta cuestión cuando se discuta sobre la autonomía estratégica del bloque. En todo caso, la escalada de precios será uno de los asuntos que centre la atención en la próxima cumbre ordinaria de finales de mes en Bruselas.

Además, la víspera habrá un Consejo Europeo de carácter informal en el que los líderes de los Veintisiete tratarán asuntos internacionales. Cabe destacar el debate en profundidad sobre las relaciones con China, además de cuestiones como la crisis en Afganistán y las repercusiones de la alianza AUKUS en el Indo-Pacífico, que probablemente abra la discusión sobre la autonomía estratégica del bloque.

Contador