Publicado 19/03/2021 17:03CET

UE.- Los Veintisiete estudiarán el lunes incentivos para encauzar la relación con Turquía

Archivo - HANDOUT - 04 March 2020, Turkey, Ankara: Turkish President Recep Tayyip Erdogan (R) shakes hands with European Union High Representative for Foreign Affairs and Security Policy Josep Borrell ahead of their meeting in the Presidential Complex. Ph
Archivo - HANDOUT - 04 March 2020, Turkey, Ankara: Turkish President Recep Tayyip Erdogan (R) shakes hands with European Union High Representative for Foreign Affairs and Security Policy Josep Borrell ahead of their meeting in the Presidential Complex. Ph - Dario Pignatelli/EU Council /dpa - Archivo

Sopesarán la estrategia hacia Rusia y adoptarán nuevas sanciones contra responsables de violaciones de Derechos Humanos

BRUSELAS, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Exteriores de la UE se reunirán este lunes para calibrar un acercamiento a Turquía, aprovechando la mejoría en la crisis en el Mediterráneo oriental, que podría pasar por renovar el acuerdo migratorio de 2016 y plantear una modernización de la unión aduanera.

En la cita presencial en Bruselas, el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, presentará a los ministros su informe sobre la situación en el Mediterráneo oriental y planes de futuro para tratar de encauzar la relación con un vecino que considera ineludible.

La diplomacia europea quiere aprovechar la perspectiva positiva con Ankara, ningún Estado miembro discute que ha mejorado la situación, para aunar una posición sobre la 'hoja de ruta' con Turquía.

"Hay muchas cosas que hay que hacer todavía por parte de Turquía antes de normalizar las relaciones, pero ahora hay más unidad que nunca sobre la cuestión del Mediterráneo", ha señalado un alto cargo de la UE.

En los últimos meses Turquía ha evitado nuevos roces en el mar Egeo y se ha abierto a negociar con sus vecinos, tanto con Grecia la disputa sobre delimitación marítima, como con Chipre la reunificación de la isla.

Para lograr progresos en estas áreas, la UE plantea una "agenda positiva" con Turquía que incluya un nuevo pacto migratorio y la modernización de las relaciones comerciales.

Fuentes europeas apuntan que entre los Veintisiete existe consenso para renovar el acuerdo migratorio con Turquía, que en su día sirvió para taponar el flujo de refugiados desde Siria en plena crisis migratoria. Así, indican que la idea de la UE no es abordar de cero un nuevo pacto sino actualizar el de 2016, que el bloque considera una buena base.

En el tema de aduanas y comercial hay más escepticismo entre los socios europeos, aunque todo parece indicar que la UE se abrirá a explorar esta cuestión, ya que del lado turco resulta de gran importancia. Es más, Ankara pretende ir más allá y no solo hablar de mejoras comerciales sino de la exención de visados para ciudadanos turcos en la UE.

En realidad este encuentro viene a ser la antesala de la discusión que mantendrán sobre el mismo tema los jefes de Estado y de Gobierno el jueves y viernes. El Consejo Europeo se dio de plazo hasta marzo para adoptar sanciones contra Turquía por sus provocaciones en el Mediterráneo, aunque ahora esta posibilidad se ha congelado, a la vista de la evolución en la región.

Con todo, otras fuentes europeas señalan que la UE no renunciará a tomar medidas contra el Ejecutivo de Recep Tayyip Erdogan, ante un posible giro de los acontecimientos, y aseguran que la mención a las sanciones seguirá presente en las conclusiones que se adopten la semana que viene.

Todo apunta a que la cita de ministros y la de líderes servirá para marcar un rumbo en el trato con Turquía, pero las decisiones sobre una oferta concreta no llegarán hasta más adelante, en el mes de junio, cuando el Consejo Europeo vuelva a escuchar las propuestas de la diplomacia europea.

RUSIA Y SANCIONES POR VIOLACIONES DE DERECHOS

Sobre la mesa, los ministros de Exteriores también tendrán el debate estratégico sobre la relación con Rusia, uno de los asuntos más espinosos en la política exterior europea tras constatar el alejamiento de Rusia, una deriva que llegó a su punto álgido en la tensa visita de Borrell a Moscú a principios de febrero, coincidiendo con el encarcelamiento del opositor Alexei Navalni.

La intención del bloque europeo no es romper relaciones con Rusia, puesto que resulta un vecino clave en la vecindad oriental y un actor internacional con el que está obligado a entenderse en la arena internacional --Siria, Libia, el Cáucaso o el acuerdo nuclear iraní-- además de en temas de energía y climáticos.

"Rusia está incrementando su hostilidad con la UE y hay que reaccionar, pero es una cuestión de encontrar un equilibrio porque ni Rusia ni los problemas van a desaparecer", apuntan fuentes europeas que señalan que los principios diplomáticos adoptados en la etapa de Federica Mogherini siguen siendo válidos y no cabe esperar un "giro de 180 grados" en la reunión del lunes.

Durante el encuentro también se aprobará oficialmente la nueva tanda de sanciones por violaciones de Derechos Humanos contra once responsables de abusos en Rusia, China, Corea del Norte, Libia, Eritrea y Sudán del Sur.

Igualmente se espera que la UE dé luz verde a las restricciones contra la junta militar birmana, en respuesta al golpe de Estado del 1 de febrero y que depuso al Gobierno de la Liga Nacional para la Democracia (LND) de Aung San Suu Kyi.

La adopción de sanciones en el marco del nuevo instrumento europeo coincidirá además con el intercambio que mantendrán los ministros de la UE con la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Contador