Uganda.- Liberado el destacado opositor Kizza Besigye tras su detención en la capital de Uganda

Publicado 05/11/2019 22:21:25CET

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

El destacado opositor ugandés Kizza Besigye ha confirmado este martes que las autoridades le liberaron a última hora del lunes, horas después de ser detenido cuando se dirigía a un acto de la oposición en la capital del país, Kampala.

"Fui liberado de las celdas de la Policía en Naggalama a las 22.00 horas. Por la gracia de Dios, estoy bien, en general", ha dicho, en un mensaje publicado en su cuenta en la red social Twitter.

"Agradezco los muchos mensajes de preocupación y los rezos", ha señalado, antes de denunciar que "los graves abusos de los Derechos Humanos con impunidad tienen lugar desde hace demasiado". "Debemos unirnos todos para decir: ¡Basta!", ha remachado.

Besigye fue detenido cuando iba a un acto del Foro para el Cambio Democrático (FDC) en el Estadio Nacional Mandela. Los agentes usaron un cañón de agua directamente contra él cuando saludaba desde su vehículo y reventaron la luna delantera del coche para sacarle de su interior.

Las autoridades impidieron el lunes que varios miembros del FDC celebraran una rueda de prensa en el Estado Nacional Mandela, tras lo que seguidores del partido iniciaron una marcha hacia el lugar.

Sin embargo, las fuerzas de seguridad les interceptaron y emplearon gases lacrimógenos para dispersar la protesta, antes de detener a varios de ello.

La Policía argumentó que el FDC no contaba con permiso para celebrar el acto en ese lugar y que el destacado opositor "desafió las órdenes policiales y aparcó su vehículo en medio de la carretera, bloqueando y causando inconvenientes a otros usuarios de la misma".

El presidente ugandés, Yoweri Museveni, uno de los mandatarios de África que más tiempo lleva en el cargo --desde 1986--, obtuvo un nuevo mandato de cinco años en 2016 en unas elecciones que la oposición consideró fraudulentas, extremo que él niega.

Los críticos acusan a Museveni de utilizar las fuerzas de seguridad y el poder judicial para reprimir a la oposición y aseguran que las autoridades del Gobierno no son castigadas por los casos de corrupción.

El encarcelamiento de líderes opositores forma parte de la rutina de las fuerzas de seguridad, que en muchas ocasiones han sido criticadas por su extrema dureza a la hora de reprimir las protestas y manifestaciones.