Publicado 08/03/2021 17:53CET

Uganda.- Museveni acusa a la oposición ugandesa de "terrorista" y asegura tener detenidos a 50 "traidores"

Archivo - El presidente de Uganda, Yoweri Museveni
Archivo - El presidente de Uganda, Yoweri Museveni - XINHUA / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, ha llamado "terrorista" a la oposición en una carta publicada en su web personal, en la que ha asegurado que las fuerzas especiales (SFC) mantienen detenidas a 51 personas a las que considera "criminales" y que la oposición tildaba de "desaparecidos" tras los comicios que celebró el país el pasado enero.

"Por lo tanto, 'las desapariciones' son consecuencia de esencialmente actos de traición de elementos de la oposición. Cualquiera que hable de errores de las fuerzas de seguridad es deshonesto si no habla del origen del problema: el uso de la traición y terrorismo por parte de la oposición", dice el mandatario.

En su texto, el presidente ha señalado que la oposición y "sus apoyos exteriores (...) querían secuestrar la voluntad de los ciudadanos de Uganda" y ha subrayado que las SFC "les están ayudando" a "exponer todo el esquema criminal de los elementos de la oposición más sus parásitos locales y desestabilizadores extranjeros".

Museveni ha indicado que los detenidos son ahora "amigos" y están colaborando con las autoridades.

Estas operaciones llevadas a cabo por las fuerzas de seguridad han sido duramente criticadas, ya que medios locales como el 'Daily Monitor' señalan que estos arrestados no han sido llevados ante un juez como dicta la Constitución.

Tres días antes, el ministro de Interior, Gen Jeje Odongo, había enviado al Parlamento una lista de 177 civiles que "supuestamente están desaparecidos", pero realmente estaban en prisiones militares y civiles.

Museveni, cuya carta está trufada de referencias bíblicas que trazan paralelismos entre Jesús y el partido que dirige el Movimiento Nacional de Resistencia (NRM en su sigla original), ha aceptado las críticas sobre la violencia policial y la ha achacado a la historia y la cultura propias del país.

Museveni se hizo con un sexto mandato el pasado 14 de enero en unas elecciones que el principal candidato opositor, Robert Kyagulanyi, conocido popularmente como Bobi Wine, consideró que fueron fraudulentas.

Previamente, la muerte de más 50 personas en una manifestación en Karachi había elevado la tensión y puesto la lupa sobre la actuación de las fuerzas de seguridad.

Wine denunció el resultado y pidió recusar a varios miembros del tribunal que decidiría por conflicto de intereses. Tras la negativa a esta petición, retiró la demanda y aseguró que la oposición se retiraba de los tribunales pero "no optaba por la violencia".