Publicado 30/11/2020 11:02CET

Uganda.- Museveni dice que Bobi Wine no es "intocable" y eleva a 54 los muertos en las protestas en Uganda

Un cartel electoral del presidente de Uganda, Yoweri Museveni
Un cartel electoral del presidente de Uganda, Yoweri Museveni - NICHOLAS KAJOBA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Uganda, Yoweri Museveni, ha elevado a 54 los fallecidos en las recientes protestas en el país a raíz del arresto de su principal rival de cara a las elecciones de enero, el cantante Bobi Wine, al tiempo que ha defendido que este no es "intocable" y ha asegurado que la mayoría de las víctimas eran "alborotadores".

En un mensaje a la nación a última hora del domingo, Museveni indicó que de los 54 fallecidos en las protestas desatadas por el arresto de Bobi Wine durante un acto electoral el pasado 18 de noviembre, 32 eran "alborotadores" muertos en los altercados con la Policía.

"Envío mis condolencias a los ugandeses que perdieron a su familiares en estos disturbios sin sentido", señaló el veterano mandatario, que anunció que el Gobierno "compensará a aquellos que perdieron sus vidas y propiedades, pero no a los que murieron y eran alborotadores".

Según el presidente, que citó en su balance el informe elaborado por la jefa de la Dirección de Investigaciones criminales, Grace Akullo, algunos de los fallecidos resultaron "alcanzados por balas perdidas mientras que dos de las víctimas fueron alcanzadas por un vehículo después de que su conductor fuera golpeado con una piedra y perdiera el control".

Además, según informan los medios locales, pidió que se investigue el fenómeno de las "balas perdidas" ya que, según él, cuando hay disturbios los agentes deben "disparar primero al aire" para disuadir a los manifestantes y de este modo las balas no serían peligrosas.

Por otra parte, el presidente se refirió al arresto de Bobi Wine, cuyo nombre real es Robert Kyagulanyi y es además de cantante diputado. En su opinión, sus partidarios deberían haber esperado a que compareciera ante un tribunal tras su arresto antes de manifestarse y protagonizar distubios en varios puntos del país, en especial en Kampala, la capital.

"El sentimiento de que Kyagulanyi es intocable porque es un político y que empuje a la gente a disturbios no debe repetirse nunca", defendió el mandatario, en el poder desde 1986 y que aspira a un nuevo mandato en las elecciones del próximo 21 de enero.

Por otra parte, Museveni advirtió a los candidatos a las elecciones a que eviten congregar a multitudes para impedir que se siga propagando la COVID-19 en el país, donde hasta el momento ha habido algo más de 20.000 casos y 201 víctimas mortales. "Ver a un líder animando a la gente a congregarse en medio de la COVID-19 como si hicieran lo correcto es criminal", sostuvo el mandatario.