Publicado 09/04/2021 18:33CET

Úlster.- Los paramilitares leales a la corona niegan su presencia en las protestas callejeras de Irlanda del Norte

08 April 2021, United Kingdom, Belfast: Rioters fire fireworks at the anti-riot police on the Springfield road, as unionists and nationalists clashed with the police and each other. Photo: Liam Mcburney/PA Wire/dpa
08 April 2021, United Kingdom, Belfast: Rioters fire fireworks at the anti-riot police on the Springfield road, as unionists and nationalists clashed with the police and each other. Photo: Liam Mcburney/PA Wire/dpa - Liam Mcburney/PA Wire/dpa

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los grupos paramilitares leales a la corona británica han negado este viernes cualquier tipo de participación en las protestas callejeras que desde hace más de una semana se vienen dando en varias ciudades de Irlanda del Norte, y que hasta el momento han dejado 79 policías heridos y una decena de detenidos.

El Consejo de Comunidades Leales (LCC), --que aglutina a grupos como la Fuerza Voluntaria del Úlster (UVF), la Asociación de Defensa del Úlster (UDA) o el Comando de la Mano Roja-- ha negado cualquier tipo de participación "directa" o "indirectamente" y ha criticado al Gobierno irlandés por "violar" las "garantías básicas" presentes en el Acuerdo de Belfast.

Las tensiones han crecido en las últimas semanas por los acuerdos comerciales que se han adoptado tras el Brexit. El LCC ha reiterado a través de un comunicado su oposición a la frontera de facto en el Mar de Irlanda y ha solicitado al Gobierno de Londres "tomar en serio" estas "advertencias sobre las peligrosas consecuencias" de imponer una medida como esta.

"Hasta la fecha ha habido un espectacular fracaso colectivo para comprender adecuadamente la escala y la naturaleza de la ira unionista y lealista. De hecho, existe un completo fracaso en entender a los leales como personas y ciudadanos iguales", ha asegurado.

A su vez, el grupo ha manifestado que "busca poner fin a toda la violencia y resolver las preocupaciones de las comunidades lealistas y unionistas" y ha pedido a "su gente" no inmiscuirse en enfrentamientos violentos, pues "cualquier acción tomada por la comunidad leal debe ser completamente pacífica".

La última noche de protestas violentas ha dejado otros 19 agentes heridos, pese a que en las últimas horas la clase política norirlandesa, el primer ministro británico, Boris Johnson, su homólogo irlandés, Micheál Martin, y hasta la Casa Blanca han llamado a la calma.

Las declaraciones del LCC se producen después de que el secretario de Estado de Irlanda del Norte, Brandon Lewis, pidiera al grupo que condenara los disturbios, en vísperas de la reunión que mantendrá con los partidos políticos del territorio en el Parlamento de Stormont para discutir la situación.

Al menos 79 agentes han resultado heridos y una decena de personas han sido detenidas por unos altercados violentos protagonizados principalmente por grupos de unionistas leales a la corona británica, y que han continuado este jueves por la noche con la Policía respondiendo con cañones de agua al lanzamiento de cócteles molotov, fuegos artificiales, ladrillos, y otros objetos contundentes.

La Policía ha alertado en los últimos días de que muchos de estos alborotadores están formados por grupos de jóvenes, algunos con sólo 12 años de edad.

Las tensiones se han visto aumentadas también por la decisión de no procesar a 24 políticos del Sinn Féin, entre ellas la vice primera ministra de Irlanda del Norte, Michelle O'Neill, tras romper las restricciones impuestas por la pandemia del coronavirus al asistir en junio del año pasado al multitudinario funeral del antiguo miembro del IRA Bobby Storey.