Actualizado 19/02/2006 19:22:40 +00:00 CET

Urugay/Argentina.- La mayoría de las argentinos se opone a la intalación de las plantas de celulosa de Uruguay

BUENOS AIRES, 19 Feb. (EP/AP) -

La gran mayoría de los argentinos se opone a que Uruguay instale dos plantas de celulosa sobre el fronterizo Río Uruguay, a causa de sus efectos contaminantes en el medio ambiente. Pero al mismo tiempo, según surge de tres encuestas publicadas hoy por dos medios de prensa, existe un fuerte apoyo para que el presidente argentino, Néstor Kirchner, llegue a un acuerdo con su homólogo uruguayo, Tabaré Vázquez.

Asimismo, hay un mayoritario rechazo a la táctica de cortar los puentes que conducen a Uruguay, emprendida en señal de protesta por los habitantes de las ciudades argentinas ribereñas de Gualeguaychú y Colón.

La salida negociada, sin embargo, parece alejarse ante la decisión argentina de llevar el caso a la Tribunal Internacional de La Haya, que se funda en la intransigencia uruguaya, que hasta ahora descarta suspender las obras en curso para emprender una negociación.

La consultora OPSM/Zuleta Puceiro y Hugo Haime publicaron en los matutinos 'Página 12' y 'La Nación', resultados de un sondeo efectuado a 1.600 personas en todo el país durante las últimas dos semanas.

Según estas encuestas, el 74% de los entrevistados se mostró en desacuerdo por la instalación de las dos plantas, en las inmediaciones de la ciudad uruguaya de Fray Bentos, separada por el Río Uruguay de la provincia argentina de Entre Ríos. Mientras, el 11% dijo estar de acuerdo con la construcción de las plantas.

Además, el 71,6% sostuvo que Kirchner debería llegar a un acuerdo con Vázquez, que contemple las posturas de ambos países, pero el 20,3% cree que el presidente debería instruir a sus funcionarios para que lleguen a fondo con las reclamaciones, para impedir la instalación de las plantas.

Por otro lado, el 32,5% cree que el conflicto perjudicará mucho las relaciones con Uruguay, en tanto el 34,9% cree que el perjuicio será parcial. El 51,2% mantiene su confianza en que se logrará un acuerdo negociado, mientras el 33,6% lo considera "poco probable" y un 12,9% "nada probable".