Uruguay/Argentina.- Moratinos intenta facilitar diálogo entre Uruguay y Argentina para resolver la crisis de papeleras

Actualizado 13/02/2006 22:16:45 CET

El Gobierno de Montevideo anuncia que demandará a Argentina por las pérdidas económicas ocasionadas por los bloqueos de las carreteras

MONTEVIDEO, 13 Feb. (de la enviada especial de EUROPA PRESS Carolina Jiménez) -

El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Angel Moratinos, afirmó hoy que intentará "ayudar a dos países amigos", Argentina y Uruguay, "a encontrar una solución negociada" a la crisis que les enfrenta por el proyecto de construir dos plantas de celulosa para pasta de papel en la localidad utuguaya de Fray Bentos, y que Argentina teme que provoque contaminación en la zona.

"Hay que encontrar un marco de diálogo", afirmó Moratinos en rueda de prensa junto a su homólogo uruguayo, Reinaldo Gargano, en Montevideo. Además de con Gargano, el jefe de la Diplomacia española se reunió hoy en la capital uruguaya con el presidente, Tabaré Vázquez, y antes de continuar su gira iberoamericana se encontrará esta tarde con los representantes de empresas españolas en el país, entre ellas ENCE, responsable de una de las polémicas plantas.

Además, el ministro estará el miércoles en Buenos Aires, donde se reunirá con el presidente Néstor Kirchner y el ministro de Asuntos Exteriores Jorge Taiana, y tendrá ocasión de plantearles el asunto. "España desea que haya una solución amistosa a esta disputa", dijo.

El Gobierno argentino ha amenazado con recurrir a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya, por los altos daños medioambientales que a su juicio ocasionaría el proyecto, y el ministro uruguayo de Exteriores anunció hoy que su Gobierno también está decidido a recurrir a la Justicia, aunque aún no ha decidido a qué tribunal, por las pérdidas económicas que han ocasionado los bloqueos y las protestas de ciudadanos argentinos, que cortaron los puentes que unen Uruguay no sólo con Argentina, sino también con Paraguay, Chile y Bolivia.

"Tienen todo el derecho del mundo a manifestarse", admitió Gargano, pero sus protestas han provocado "efectos muy graves" en la economía uruguaya, han impedido a turistas llegar a su destino y han mantenido a más de 300 camiones bloqueados, según su relato. "El Gobierno uruguayo entiende que hay un daño económico importante", prosiguió, de modo que ha decidido recurrir a la Justicia "por daños y perjuicios". El ministro insistió además en que los proyectos respetan las leyes medioambientales y aseguró que su gobierno velará por que "las plantas desarrollen el país y no contaminen".

INMIGRANTES URUGUAYOS EN ESPAÑA

Por otro lado, Moratinos y Gargano anunciaron la próxima creación de una comisión mixta entre los dos países sobre la inmigración de uruguayos a España, concretamente, para estudiar la vigencia del tratado bilateral de 1870 en virtud del cual los emigrantes españoles y uruguayos obtendrían, recíprocamente, permiso de trabajo y residencia en ambos países.

Uruguay, subrayó Gargano, "defiende la vigencia" de este Tratado, pero admitió que hay una "nueva realidad" con el Tratado Schengen de libre circulación entre países de la UE, que obliga a los Estados a defender sus fronteras externas. Ahora, a petición de la Comisión de EXteriores del Congreso de los Diputados se creará una Comisión Mixta, para lo cual Gargano viajará a Madrid el 23 de febrero y se reunirá con la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí.

Hasta que se cree este órgano, elministro pidió que "los uruguayos sean tratados dignamente". Moratinos, que agradeció la "generosidad del pueblo uruguayo" con los españoles en el pasado, confió en que las negociaciones sobre la aplicabilidad de este tratado comiencen "cuanto antes" y aseguró que los uruguayos son tratado "con la máxima dignidad", aunque haya podido haber algún "caso aislado" de deportación "en circunstancias no conocidas" y "sin la protección suficiente".

CUMBRE IBEROAMERICANA

Los flujos migratorios son precisamente uno de los temas a los que el gobierno uruguayo estudia dedicar la XVI Cumbre Iberoamericana, entre los días 27 y 29 de octubre de 2006. Gargano precisó que también se está barajando como tema central la necesidad de un desarrollo social con equidad. Sobre los flujos migratorios, admitió que se trata de un tema "duro, espinoso y complejo", pero se mostró partidario de una 'carta de ciudadanía' que permita trabajo y residencia en todos los países de Mercosur, y luego en todos los países de la región.

El ministro destacó además como prioridades que deben tener las cumbres iberoamericanas el dotarse de voz internacional, "una voz común que trabaje por la paz en el respeto a la solidaridad internacional" y el consolidar en la región los sistemas democráticos. "Hay que ayudar a los recién llegados a consolidar la estabilidad política". Moratinos cedió hoy a Gargano el 'testigo' de la Secretaría Pro Tempore de las Cumbres Iberoamericanas, en presencia del secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, y destacó que la última cita de Salamanca "pasará a la historia" por consolidar un nuevo sistema y articular proyectos concretos como el espacio de educación iberoamericano o la red de cooperación judicial.

Durante la rueda de prensa, el ministro fue preguntado por la posición española sobre el movimiento radical Hamás, que ganó las elecciones palestinas, e insistió en que España, como toda la UE, estará dispuesta a cooperar con una Autoridad Palestina liderada por Hamás sólo si el próximo Gobierno ejerce su responsabilidad, reconociendo el Estado de Israel y renunciando a la violencia.