Actualizado 07/03/2006 21:53 CET

Uruguay.- La finlandesa Botnia niega haber sobornado a un ecologista que se oponía a las papeleras de Fray Bentos

BUENOS AIRES, 7 Mar. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

La empresa de origen finlandés Botnia negó haber pagado un soborno a un ecologista uruguayo que se oponía a la instalación de una planta productora de celulosa en la ciudad uruguaya de Fray Bentos, según un comunicado difundido hoy por la empresa.

La compañía rechazó las declaraciones de Marcel Cairus, un ecologista de Fray Bentos, quien declaraciones al 'Canal 9' de televisión de esta ciudad, dijo haber recibido comisiones ilegales del representante de la empresa Botnia en Uruguay, Carlos Faroppa, para frenar las protestas locales contra esa firma.

"Botnia no paga sobornos ni acepta chantajes y niega enfáticamente haber participado de ningún intento de coima (soborno) en el pasado o en el presente", dijo la empresa en un comunicado que fue dado a conocer en Uruguay.

La compañía sostuvo que Cairus "fue contratado por la empresa para encargarse de organizar una reunión con la Asamblea de Gualeguaychú y recibió el pago acordado por ese trabajo". Además, adelantó que promoverá acciones legales ante la tergiversación de los hechos.

Botnia es una de las dos empresas que está instalando una planta de celulosa en Fray Bentos, que ha provocado las críticas de los ecologistas argentinos con el argumento de que contaminarán las márgenes del río Uruguay, compartido por Argentina y Uruguay.

La otra empresa que se está instalando es la española ENCE, con una inversión conjunta de 1.800 millones de dólares, la mayor de la historia de Uruguay. La instalación de las plantas ha provocado un conflicto entre Uruguay y Argentina que aún está por solucionar.