Uruguay.- Uruguay celebra este domingo sus elecciones más reñidas desde la restauración democrática

Publicado 27/10/2019 8:50:15CET
Simpatizantes del candidato opositor Luis Lacalle Pou en Uruguay
Simpatizantes del candidato opositor Luis Lacalle Pou en Uruguay - REUTERS / STRINGER .
EL FIN DE UNA ERA LA IRRUPCIÓN DE LA ULTRADERECHA LAS OTRAS VOTACIONES

Martínez ganaría la primera vuelta pero Lacalle Pou tendría más opciones en la segunda

MADRID, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

Uruguay celebra este domingo unas elecciones presidenciales en las que el candidato oficialista, Daniel Martínez, ganaría este primer asalto con holgura pero no con la suficiente como para evitar una segunda vuelta en la que tendría como rival a Luis Lacalle Pou, quien ya busca el apoyo de los demás partidos para poner fin a los 15 años de gobierno del Frente Amplio (FA).

Unos 2,7 millones de uruguayos acudirán este domingo a las urnas en unas elecciones generales en las que votarán al tándem de presidente y vicepresidente y renovarán los 99 escaños de la Cámara de Representantes y los 30 del Senado.

Martínez, que compite por el FA, intentará conseguir otros cinco años para la coalición izquierdista, que llegó al poder en 2005 de la mano de Tabaré Vázquez, a quien sucedió José Mujica, que volvió a pasarle el testigo en 2015. Los últimos sondeos le sitúan en primer lugar, con una horquilla de entre el 41 y el 33 por ciento de los votos.

Le sigue Lacalle Pou, del Partido Nacional (PN), en el centro-derecha, que arañaría entre el 27 y el 22 por ciento de los sufragios quedando segundo. Por detrás se encuentran Ernesto Talvi, del Partido Colorado (PC), con entre un 16 y 10 por ciento, y el general Guido Manini Ríos, de Cabilo Abierto, con entre un 12 y un 10 por ciento.

Estos números vaticinan una segunda vuelta, dado que ninguno supera el umbral mínimo del 50 por ciento de los votos. Así, Martínez y Lacalle Pou se medirían el próximo 24 de noviembre en un balotaje donde la victoría sería para el más votado. Aquí, las encuestas pronostican un vuelco electoral a favor del candidato opositor.

Lacalle Pou ha comenzado a sondear a otros candidatos para asegurar su triunfo en segunda vuelta. Les ha propuesto firmar un pacto escrito con las líneas generales de un eventual gobierno de coalición entre el Partido Nacional, el Partido Colorado y Cabildo Abierto. Talvi ha avanzado que le dará su apoyo, aunque no un "cheque en blanco", mientras que Manini Ríos mantiene la incógnita.

EL FIN DE UNA ERA

Martínez carga sobre sus hombros la responsabilidad de mantener al FA en el poder con el desgaste de quince años en los que ha perdido el apoyo de sectores tradicionales de la izquierda uruguaya. Eso se refleja en la popularidad de Vázquez, que en 2010 pasó la vara de mando a Mujica con un 62 por ciento de popularidad y ahora se despide con un 28 por ciento.

Este ingeniero industrial de 62 años inició su militancia en el Partido Socialista con 16 años y fue 'in crescendo' hasta convertirse en uno de los fundadores del sindicato ANCAP en la última dictadura militar (1973-1985). Con el regreso de la democracia abandonó la lucha política y se refugió en el sector privado hasta que Vázquez le recuperó para el Ministerio de Energía, desde donde dio el salto al Senado y a la Alcaldía de Montevídeo.

Es precisamente este último cargo, el de alcalde de la capital uruguaya, el que le ha conferido el prestigio suficiente para batir a los demás candidatos en las primarias que se celebraron a nivel nacional en todos los partidos políticos el pasado mes de junio, a pesar de que no está al frente de ninguna de las grandes familias del FA, a diferencia de Vázquez y Mujica.

"No puede dejar de ser un ingeniero", dijo el ex guerrillero tupamaro sobre Martínez en una reciente entrevista con BBC Mundo. "Su especialidad no es la dialéctica, sino la gestión y el compromiso concreto frente a los problemos, en eso es muy valioso", añadió.

'El Pelado', como se le conoce popularmente por su calvicie, intentará hacer valer ese perfil moderado dentro de la coalición izquierdista para captar votos del centro e incluso del centro-derecha, lo cual será clave en un hipotético balotaje.

LA IRRUPCIÓN DE LA ULTRADERECHA

Lacalle Pou es el candidato presidencial más joven, de 46 años, pero también uno de los más conocidos. Proviene de una saga política que comenzó con su bisabuelo, el histórico dirigente Luis Alberto de Herrera, que llevó al Partido Nacional al poder, y siguió con su padre, el ex presidente Luis Alberto Lacalle (1990-1995), y su madre, la ex senadora Julia Pou.

Ya intentó conquistar la Presidencia de Uruguay en 2015, algo de lo que le privó Vázquez. Lacalle Pou confesó que eso lo "mató". Pasó meses "choqueado" hasta que retomó los mandos del PN desde el Congreso, donde ha desarrollado su carrera política, primero como diputado y después como senador. Su promesa de cambio frente al FA es su principal baza.

Talvi es la tercera opción. Este economista de la Universidad de Chicago y 62 años cuya experiencia procede casi en su totalidad del sector privado dio la sorpresa en las primarias de junio al derrotar al dos veces presidente Julio Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000) y a Pedro Bordaberry, hijo del dictador Juan María Bordaberry (1973-1976). "¿Izquierda o derecha? Soy un progresista liberal", dice.

El candidato 'colorado' podría pactar a izquierda, con Martínez, o a derecha, con Lacalle Pou, por lo que de cara a un balotaje será el socio más codiciado, si bien inicialmente ha apostado por propiciar el cambio. "Nosotros vamos a estar trabajando por los cambios impostergables que el país necesita", ha declarado en Twitter.

La verdadera novedad de estas elecciones es Manini Ríos. Cabildo Abierto ha irrumpido como cuarta fuerza rompiendo con el tradicional tripartidismo en Uruguay. Creó la formación de ultraderecha en marzo, un mes después de ser cesado como comandante en jefe del Ejército por criticar las sentencias contra militares por los crímenes de la dictadura. Son condenados en base a "conjeturas o convicciones inadmisibles, sin pruebas fehacientes, fraguadas o inventadas", dijo.

El general, de 60 años, ha sido apodado el 'Bolsonaro uruguayo' por sus similitudes con el presidente brasileño, aunque es improbable que coseche sus mismos resultados en las urnas. Manini Ríos, que atraerá a los votantes de derecha y ultraderecha que antes se enmarcaban en otras siglas, podría ser esencial para Lacalle Pou el 24 de noviembre.

LAS OTRAS VOTACIONES

Al margen de las elecciones presidenciales, que son el plato fuerte, este 27 de octubre los uruguayos elegirán también nuevo Congreso. Actualmente, el FA cuenta con una cómoda mayoría de 50 escaños en la Cámara de Representantes y de 15 en el Senado. Sin embargo, los sondeos auguran un cambio drástico en la configuración del Legislativo. El FA se mantendría como primera fuerza pero sin mayoría, por lo que aquí también tendría que buscar aliados en otros partidos.

Además, los uruguayos votan en referéndum una reforma constitucional sobre seguridad pública. El plan 'Vivir sin Miedo', impulsado por el senador 'nacional' Jorge Larrañaga, propone crear una Guardia Nacional para patrullar las calles, recuperar los registros nocturnos y el cumplimiento efectivo de las penas y cadena perpetua revisable para los delitos más graves.

Según los últimos sondeos, 'Vivir sin Miedo' sería aprobado en el marco de la creciente preocupación en Uruguay por la criminalidad, que el año pasado se disparó un 46 por ciento, con 414 homicidios frente a los 283 de 2017. No obstante, ha recibido numerosas críticas de defensores de Derechos Humanos. Síntoma de lo polémico del plan es que Lacalle Pou no lo apoya aunque es una propuesta de su propio partido.

Con todo ello, Uruguay se adentraría en la senda ya explorada por otros países latinoamericanos donde se ha buscado una cara nueva o directamente un 'outsider' para romper con el 'statu quo' en el contexto de una gran desafección por las turbulencias económicas y la corrupción política. Aunque, como apunta el analista Arturo Porzecanski en AS/COA, "la uruguaya no será exactamente una carrera salvaje", al menos en esta primera vuelta.

Para leer más