Actualizado 09/09/2015 12:09:27 +00:00 CET

¿Qué va a ocurrir con los colombianos deportados de Venezuela?

   BOGOTÁ, 9 Sep. (Notimérica) -

   Desde el cierre de la frontera entre Venezuela y Colombia el pasado 22 de agosto, más de 20.000 colombianos han salido del país vecino, de acuerdo con la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

   De este colectivo, 1.467 fueron expulsados de Venezuela, mientras que 18.619 abandonaron dicho Estado voluntariamente por la crisis fronteriza.

   Por ello, tanto las autoridades como los ciudadanos se preguntan ahora qué va a ocurrir con esos 20.000 colombianos que se han visto obligados a regresar a su país natal, instalándose temporalmente en los albergues que el Gobierno ha proporcionado a los afectados.

   La agencia Colprensa recoge el caso de una de esas víctimas. Se trata de César Andrés González, procedente de San Antonio de Táchira, una ciudad fantasma desde el cierre de la frontera.

   González pasó unos días en un albergue y ahora no sabe cómo mantener a su familia, compuesta por su pareja y sus dos hijos.

   "Cuando llegamos de Venezuela nos quedamos debajo de un techo en La Parada (Villa del Rosario)", recuerda. "Desde ese día estamos tratando de ubicarnos en un rancho en Navarro Wolf, ahora pedimos ayuda al Gobierno".

   Según el director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd), Carlos Iván Márquez, los albergues se mantienen abiertos hasta que "se estabilice cualquier situación".

LA ESTANCIA EN ALBERGUES.

   Advirtió que los organismos de socorro apenas están en la etapa de respuesta a la emergencia, porque aún siguen llegando personas desde la frontera. Sin embargo, aclaró que la estancia de los deportados en los albergues debe ser muy corta.

   Se prevé que los refugios se mantengan abiertos unos tres meses, y lo que se pretende es que las familias que lleguen a ellos se queden entre diez y 15 días, periodo de tiempo en el que miles de colombianos deben comenzar a rehacer su vida.

   Para Márquez la situación humanitaria de las personas que cruzaron el río mejorará cuando se cumplan varias situaciones: una de ellas, que se logre la reunificación familiar; otra, que se reabra la frontera.

AYUDAS LABORALES.

   "Esperamos que la situación mejore ahora cuando reabran la frontera y cuando a las familias se les devuelvan sus enseres y se canalicen las ayudas de oferta laboral y de subsidio de arriendo, indicó.

   Entre estas ayudas se encuentran los 200 puestos de trabajo temporales que otorgará la Federación Nacional de Departamentos de Colombia (Fnd).

   Tal y como anunció este martes su director ejecutivo, Amylkar Acosta, el grupo beneficiado se ocupará de la recolección de café en distintas zonas del país donde, actualmente se presenta la época de cosecha.

   Estos contratos tendrán una duración de cuatro meses, ofreciéndoles así una oportunidad para comenzar una nueva vida.

   En cuanto a formación de empleo, el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) ofrece cursos rápidos sobre de diferentes actividades. Actualmente, un total de 579 personas se encuentran en periodo de aprendizaje.

MADURO EXTIENDE EL CIERRE DE LA FRONTERA.

   Las autoridades colombianas consideran este tipo de medidas muy necesarias. Especialmente tras la decisión tomada por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, este martes, quien ha anunciado que se extenderá el cierre de la frontera con su país vecino.

   Maduro ha ordenado actuar sobre el paso fronterizo de Paraguachón, en el estado de Zulia, hasta donde se desplazarán otros 3.000 militares del Ejército venezolano.

   En respuesta a esta medida, el ministro de Interior de Colombia, Juan Fernando Cristo, ha declarado que la decisión de Maduro dificulta la posibilidad de un encuentro entre los presidentes de los dos países para buscar una solución a la crisis diplomática y humanitaria que, por el momento, no parece resolverse.