Publicado 31/08/2020 21:06:51 +02:00CET

Varios policías renunciaron públicamente al uniforme durante la manifestación opositora del domingo en Bielorrusia

Bielorrusia.- Varios policías renunciaron públicamente al uniforme durante la ma
Bielorrusia.- Varios policías renunciaron públicamente al uniforme durante la ma - 2020 GETTY IMAGES / MISHA FRIEDMAN

MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

Varios policías renunciaron a su uniforme públicamente durante la manifestación del domingo en Minsk, una nueva movilización para denunciar el supuesto fraude electoral en los comicios presidenciales del pasado 9 de agosto en las que fue reelegido el presidente Alexander Lukashenko.

"Si no quieres algo, solo escribe en silencio un informe. Pero esa renuncia a las charreteras, las insignias y carnés en público es claramente por alguna suma prometida", ha afirmado este lunes el ministro del Interior bielorruso, Yuri Karaev, en declaraciones a la televisión rusa RT.

Para el ministro, los agentes actuaban por dinero, para lograr fama o "se dejaron llevar por la prensa amarilla". "Ganar fama de Judas es, de alguna manera, una falsa gloria", ha argumentado.

Karaev ha rechazado cualquier tipo de represalia por parte de sus antiguos compañeros. "Pero hay que mirar a los ojos de cada uno de ellos, es necesario incluso para nosotros mismos, para saber cuál fue el motivo, para averiguar qué sucedió", ha indicado.

Además, Karaev ha asegurado que no hay ni un solo soldado, policía o miembro de la Guardia Nacional rusa en territorio bielorruso. "Nadie ha visto en el territorio de Bielorrusia a ningún soldado ruso, a ningún policía, ni a ningún miembro de la Guardia Nacional", ha remachado.

La oposición bielorrusa exige una repetición de los comicios, opción que Lukashenko ha descartado de forma contundente. Además, la oposición denuncia fraude y buena parte de la comunidad internacional no reconoce el resultado.

Las manifestaciones contra el veterano mandatario, en el poder desde 1994, se han saldado hasta la fecha con al menos dos muertos, cientos de heridos y miles de detenidos, la mayoría de los cuales ya han sido liberados.

Contador