Vaticano/Cuba.- El cardenal Martino quiere entrevistarse con Fidel Castro en su visita a Cuba este fin de semana

Actualizado 13/02/2006 17:48:33 CET

ROMA, 13 Feb. (de la corresponsal de EUROPA PRESS C. Giles) -

El presidente del Consejo Pontificio de Justicia y Paz, el cardenal Renato Martino, pidió poder ser recibido por el presidente Cubano, Fidel Castro, en el próximo viaje que realizará este fin de semana a la isla para presentar el 'Compendio de la Doctrina social de la Iglesia'.

Según una nota publicada hoy por el Consejo Pontificio Justicia y Paz, Martino pidió la audiencia con Castro y aún espera confirmación sobre si podrá ser recibido. El viaje a Cuba del purpurado es una de las etapas de la gira que le llevará a Puerto Rico, Republica Dominicana y Cuba, desde el 15 al 24 de febrero, para la presentación, como ya hizo en otros países, del Compendio.

El cardenal Martino explicó en la nota que la idea central de la presentación del Compendio será un tema surgido en la primera encíclica del Papa Benedicto XVI 'Deus Chatiras est' sobre que "la Iglesia no puede y no debe realizar la batalla política para realizar la sociedad más justa posible. No puede y no debe sustituir al Estado pero no puede tampoco quedarse al margen de la lucha por la justicia"

Martino visitará Cuba el 17, 18 y 19 de febrero para ilustrar las líneas fundamentales del Compendio en el marco de las celebraciones que se están realizando en la capital cubana por el XX aniversario del encuentro nacional eclesial en este país.

Si se realiza el encuentro con Fidel Castro, el mandatario cubano podría repetir su invitación a Benedicto XVI para visitar la isla, como ya realizó al cardenal Tarcisio Bertone, arzobispo de Génova en su última visita a Cuba el pasado octubre.

El arzobispo de Génova ya comentó que Fidel Castro se había mostrado particularmente informado sobre las actividades de la Iglesia Católica y expresó que "la Iglesia es la institución social más cercana al pueblo". El cardenal señaló entonces que las relaciones entre Cuba y la Santa Sede "están en evolución y aunque no serán rápidas, hay que ser realistas, el clima ha mejorado mucho y la colaboración recíproca está creciendo".