Publicado 20/09/2021 14:40CET

Vaticano.- Experto vaticano propone ver el abuso "como un problema sistémico" para identificar fallos en la intervención

ROMA, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

El fundador y presidente de 'SOS Il Telefono Azzurro', Ernesto Caffo, que desde 2018 es miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores, ha propuesto concebir los abusos sexuales en la Iglesia "como un problema sistémico" para poder identificar las disfunciones presentes en la red de intervención.

"Otro objetivo importante es identificar cómo mejorar la red de intervención, porque creo que hay que ver el abuso como un problema sistémico que hay que revisar, mirando los casos individuales, pero tratando de entender las disfunciones y así encontrar soluciones", ha asegurado Caffo que -como miembro del organismo vaticano que se ocupa de la tutela de los menores- participa en la Conferencia Internacional sobre la Protección de Menores y Adultos Vulnerables, que hasta el 22 de septiembre reúne en Varsovia (Polonia) a obispos, representantes de los episcopados, órdenes religiosas y profesionales laicos de las Iglesias de Europa Central y Oriental.

Así, en declaraciones a Vatican News, considera "prioritario" escuchar las voces tanto de los expertos en la tutela de la infancia como de las víctimas. En este sentido, ha señalado que el testimonio de las víctimas de abusos es "el punto de referencia" del que hay que partir. Del mismo modo, ha asegurado que en la conferencia internacional, se abrirán interrogativos para "comprender por qué durante tanto tiempo -y todavía hoy- ha habido silencios sobre esta cuestión y cómo es posible tener el valor de reflexionar juntos entre las diversas realidades de la Iglesia: comunidades, estructuras, Conferencias Episcopales".

Además de la escucha a las víctimas, en opinión de Caffo es "fundamental" la "formación de todos los trabajadores y movimientos religiosos, incluidos los laicos en torno a la Iglesia, el desarrollo de vías de terapia para ayudar a las víctimas, y la atención también a los autores de estos comportamientos impropios". "El objetivo principal es ayudar a los obispos, que son el elemento clave para abordar la cuestión de los abusos, porque tienen la responsabilidad y la experiencia para hacerlo", ha asegurado.

En este sentido, ha señalado que es "muy significativo" reunir a todas las diferentes conferencias episcopales, movimientos y otras realidades eclesiales, manteniendo "siempre en el centro a los frágiles, es decir, a las víctimas". "Nos damos cuenta de que hay una enorme necesidad de actuar, y hay que hacerlo de inmediato, porque hay muchos abusos sexuales de niños, y el sufrimiento de los niños en otros ámbitos es generalizado... Debemos atender a las víctimas, y esto requiere una contribución conjunta y cada vez más eficaz de la Iglesia", ha dicho.