Publicado 18/10/2021 14:16CET

Vaticano.-El Papa defiende la vacunación universal y pide que las dosis se distribuyan con "dignidad", no como "limosna"

03 October 2021, Vatican, Vatican City: Pope Francis delivers the Angelus prayer at St. Peter's Square from the window of the Apostolic building. Photo: Evandro Inetti/ZUMA Press Wire/dpa
03 October 2021, Vatican, Vatican City: Pope Francis delivers the Angelus prayer at St. Peter's Square from the window of the Apostolic building. Photo: Evandro Inetti/ZUMA Press Wire/dpa - Evandro Inetti/ZUMA Press Wire/d / DPA

ROMA, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha defendido la urgencia de llevar a cabo la vacunación universal, contra el coronavirus y contra otras enfermedades infecciosas, que no deje de lado a los países con menos recursos, pero ha pedido que las dosis se repartan "con dignidad" y no como si fueran "limosnas bondadosas".

"Es urgente ayudar a los países que tienen menos, pero hay que hacerlo con planes pensados a largo plazo, no solo motivados por las prisas de los países ricos por ser naciones más seguras. Los remedios deben distribuirse con dignidad, no como limosnas bondadosas", ha alertado Francisco.

El Pontífice ha hecho estas declaraciones en un discurso durante la audiencia a los miembros de la Fundación de la Universidad Campus Bio-Medico de Roma, perteneciente al Opus Dei.

Francisco ha señalado que para hacer "realmente el bien" la ciencia debe promover una aplicación integral que se comprometa con las terapias curativas, pero también con la docencia y la investigación.

Así, ha llamado a poner en práctica una visión "sinérgica" que no anteponga las "ideas, técnicas o los proyectos" sino a cada persona en concreto, "su historia" y "su experiencia, estableciendo relaciones de amistad que sanen el corazón ". El Papa ha alertado de que lo contrario supone ofrecer a todo el mundo "tiritas que pueden tapar la herida, pero no curarla en profundidad".

Francisco ha arremetido contra "la cultura del descarte" y ha señalado en este sentido "que no hay vidas indignas o vidas que se puedan descartar porque no cumplen con el criterio lucro o las necesidades de lucro". "Estamos viviendo una verdadera cultura del desperdicio; esto es un poco aire respiramos y debemos reaccionar contra esta cultura del descarte", ha avisado.

De este modo, ha criticado que la investigación científica o la sanidad sigan preceptos que tiene que ver con los "caminos rentables de las ganancias".