Venezuela.- Arístegui dice que democracia "no es sólo acudir a las urnas" pero descarta valorar los comicios por ahora

Actualizado 04/12/2006 14:13:35 CET

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PP en la Comisión de Exteriores del Congreso de los Diputados, Gustavo de Arístegui, subrayó hoy que "democracia no es sólo acudir a las urnas" pero prefirió no pronunciarse por el momento sobre las elecciones celebradas ayer en Venezuela a la espera de conocer la valoración de los observadores "no afines" al régimen de Hugo Chávez sobre la transparencia de los mismos.

En declaraciones a Europa Press, el diputado del PP volvió a expresar su malestar por el hecho de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano no invitara a "observadores que no fueran afines con el régimen" de Chávez, como fue el caso de una delegación de parlamentarios españoles. Esto, añadió, "nos induce a pensar que Chávez tenía algo que ocultar".

De Arístegui indicó que no quería emitir "un juicio sobre la limpieza de los comicios hasta que los observadores que sí han podido estar presentes y no eran descaradamente afines" hagan su valoración de las elecciones de ayer. En todo caso, dijo que habrá que "ser respetuosos si los resultados son declarados justos y limpios" si bien, destacó, "democracia no es sólo acudir a las urnas".

En este sentido, frente a "quienes dicen que Venezuela es una democracia", afirmó que en este país no hay estado de derecho, no existe una verdadera separación de poderes sino que estos mantienen una "fidelidad ciega" hacia Chávez, no se respetan los derechos fundamentales, se persigue a aquellos que son "críticos" con el régimen y no hay un poder judicial independiente.

Por otra parte, consideró que habrá que mantenerse "vigilante en los próximos días y semanas para ver qué dirección va a tomar el régimen". En esta línea, dijo que las declaraciones y manifestaciones realizadas por Chávez durante la campaña son "inquietantes y preocupantes" al igual que su trato a la oposición "como si fueran terroristas". Asimismo, también es preocupante su deseo de "blindar su permanencia en el poder" aprovechando su victoria por un amplio margen.

De Arístegui aprovechó también para "recordar" al embajador de Venezuela en España, Arévalo Méndez, que "aún no se ha disculpado por los insultos" vertidos contra diputados españoles, ante las críticas de estos por la negativa del CNE a invitar a una delegación de parlamentarios a participar como observadores en los comicios.

Méndez "sigue sin aprender los usos y costumbres diplomáticos" y "sus manifestaciones ofenden a siete de los ocho grupos de la Cámara". Según De Arístegui, el diplomático venezolano tiene que aprender que "un embajador tiene que ser más cuidadoso, educado y prudente".