Actualizado 03/02/2015 11:25 CET

Capriles acusa a Maduro de "acabar con lo poco que queda" tras las detenciones en Farmatodo

CARACAS, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El líder de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Henrique Capriles, ha acusado al presidente venezolano, Nicolás Maduro, de "acabar con lo poco que queda" tras las detenciones que se han producido este fin de semana en Farmatodo por "provocar" una "guerra económica".

   "Farmatodo ha sido ejemplo de esfuerzo privado exitoso. Las consecuencias van más allá de esa cadena (de tiendas), estamos hablando de acabar con lo poco que queda", ha escrito en su cuenta oficial de la red social Twitter.

   "El barril de petróleo está ya por debajo de los 40 dólares y la poca empresa privada que queda es perseguida ¿Qué busca Nicolás? ¿Un estallido? ¿Un golpe?", ha cuestionado el ex candidato presidencial de la MUD.

   Capriles ha considerado que "cada vez que Maduro abre la boca se profundiza la crisis económica y aumenta la desconfianza", lo que provoca que "nadie invierta en el país", por lo que ha llamado a los venezolanos a "estar unidos y apegados a la Constitución".

Relacionadas

   Además, ha criticado al jefe de Estado por usar otra vez "el mismo cuento del 'golpe de Estado'". "El país quiere oír de los tres golpes: desayuno, almuerzo y cena. que aparezca la comida y el jabón", ha dicho, en alusión a la crisis de abastecimiento.

CRISIS DE ABASTECIMIENTO

   Venezuela sufre desde hace un año una crisis económica, debido sobre todo a la falta de divisas, que se ha agravado con la caída del precio del petróleo, el gran motor de la economía de esta nación caribeña.

   El principal problema que afrontan los venezolanos es el desabastecimiento de productos básicos como alimentos y medicamentos, incluso en quirófanos, que a su vez ha disparado los precios haciendo imposible acceder a determinados bienes.

   Esta situación ha hecho que miles de venezolanos hayan salido a las calles de las principales ciudades del país, especialmente Caracas, para hacer colas durante horas delante de los supermercados para conseguir productos como leche, carne y pañales.

   El Gobierno ha asegurado que los venezolanos tienen los productos básicos garantizados y ha acusado a la oposición de lanzar una "campaña de manipulación". "Si no hubiese comida, no tendríamos colas", ha argumentado el ministro de la Presidencia, Carlos Osorio.