Publicado 09/12/2020 17:27CET

Venezuela.- Capriles afirma que la Asamblea Nacional no tendrá legitimidad en enero y ve "fundido" a Guaidó

El opositor venezolano Henrique Capriles
El opositor venezolano Henrique Capriles - JUAN CARLOS HERNANDEZ / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

"Pretender adueñarse de la abstención es lo mismo que Maduro celebrando el triunfo como si hubiera sido una elección", afirma

MADRID, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

El excandidato presidencial venezolano Henrique Capriles se ha desmarcado de nuevo de la línea fijada por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, a quien ve "acabado, fundido, cerrado", y ha advertido de que Venezuela se asoma a un horizonte en el que no habrá ninguna institución con legitimidad a partir del 5 de enero de 2020.

Esa fecha expira teóricamente el mandato de los actuales diputados, razón por la cual el Gobierno de Nicolás Maduro convocó el domingo unas elecciones catalogadas de "fraude" desde la oposición. "El silencio de los venezolanos fue contundente, pero fue un silencio huérfano", ha dicho Capriles en una entrevista a la cadena británica BBC.

La mayoría de la oposición se desmarcó de dichos comicios, a pesar de que Capriles intentó en vano aplazarlos en busca de unas garantías que nunca llegaron por parte del chavismo. Tras este intento, el excandidato presidencial optó por guardar silencio, pero pasada la votación ha vuelto a hablar sin tapujos contra Guaidó.

"Yo no participé porque esa elección no le sirve al país", ha dicho Capriles, que sin embargo también ha cuestionado a la oposición por la falta de alternativas después de casi dos años con Guaidó como 'presidente encargado', por la ausencia de una "ruta creíble". "Pretender adueñarse de la abstención es lo mismo que Maduro celebrando el triunfo como si hubiera sido una elección", ha esgrimido.

En este sentido, mientras que Guaidó sostiene que la falta de legitimidad de los comicios parlamentarios avala la continuidad de la Asamblea Nacional, Capriles entiende que el 5 de enero "no va a haber ninguna institución con legitimidad" en el país sudamericano, lo que aboca a Venezuela a "una etapa muy compleja".

Prolongar el mandato de la Asamblea "es un precedente bastante complejo para el futuro, porque abrimos la puerta para que Maduro diga que le va a dar continuidad a su Gobierno sin hacer una elección", en opinión del exgobernador de Miranda, que ha llamado a "alinear a toda la comunidad internacional" para hacer de las sanciones una herramienta con vistas a la "reinstitucionalización" y avanzar hacia "un proceso de acuerdo, de negociación".

Capriles asume que "la postura de Estados Unidos va a ser fundamental", pero ha criticado que sea Washington quien lleve las riendas, en la medida en que se habría utilizado para políticas internas. "El error más grande que se ha podido cometer fue haber puesto la solución a la crisis venezolana en manos de Trump", ha dicho.

"La nueva Administración --presidida por Joe Biden-- debe entender que este plan se agotó y no puede dar continuidad al 'statu quo': el interinato", ha sentenciado en la entrevista.

UNA OPOSICIÓN SIN "LÍDER"

Capriles ha evitado describir como un "desafío" sus críticas de Guaidó, pero al mismo tiempo ha querido recordar que "la unidad no es un fin" sino un "método" en la lucha por expulsar a Maduro del poder. Así, ha aludido a "la unidad del país" y no tanto a la de la oposición.

"La oposición hoy no tiene un líder, no hay un liderazgo, nadie que sea un jefe. No existe. Esto fue un capital político que se acumuló y se botó a la basura, puros lugares comunes, discursos gastados", ha resumido Capriles, que en la última década ha sido precisamente el líder opositor que más cerca ha estado de echar al chavismo del poder.

Capriles ha descrito como un "desierto" esta ausencia de liderazgo --"espero que sea corto", ha aseverado--, y ha vaticinado que 2021 será el año de la "reconstrucción" de la oposición".

"Cuando Guaidó fue la figura, yo lo respaldé, pero no me pidas que a las chapuzadas, a los errores, hay que echarle tierrita", ha zanjado Capriles, que se ha mostrado especialmente crítico con la movilización iniciada el 30 de abril de 2019 y que el jefe de la Asamblea Nacional vendió como el principio del fin de Maduro.

Dicho movimiento "costó muy caro", según Capriles, que si bien no reniega de sus pasadas aspiraciones presidenciales --fue candidato en dos ocasiones--, cree que de momento es hora de hablar el "fondo" del discurso. "Mira las redes sociales y verás qué les importa más: hablar en el Parlamento español o en el barrio en Petare. Ahí está la respuesta de qué pasa dentro de la oposición", ha añadido.

Sobre una ruptura abrupta del actual 'statu quo', Capriles ha reconocido que Venezuela está en un momento de parálisis, "donde ni ellos han podido con nosotros ni nosotros con ellos". Con las condiciones económicas actuales, peores a las de Cuba a su juicio, "cada día se generan más condiciones para que alguien venga un día y meta un golpe".

Capriles ha alertado de la posibilidad de que "un militar tome el poder porque no hay agua, gas".