Actualizado 08/08/2013 05:53 CET

Capriles considera "inadmisible" la "falta de justicia" y ratifica que acudirá a instancias internacionales

CARACAS, 8 Ago. (EUROPA PRESS) -

El líder de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), ha considerado "inadmisible" la "falta de justicia" en Venezuela y ha ratificado que acudirá a instancias internacionales, después de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) rechazara todos los recursos presentados por la coalición opositora para impugnar las elecciones presidenciales.

EL TSJ se ha pronunciado hoy sobre la decena de recursos que la MUD ha presentado para impugnar las elecciones presidenciales que se celebraron el pasado 14 de abril alegando que se habían producido miles de irregularidades que habrían decantado el ajustado resultado a favor del candidato oficialista, Nicolás Maduro.

La presidenta del TSJ, Gladys Gutiérrez, ha anunciado que el alto tribunal ha declarado "por unanimidad" que los diez recursos de impugnación son "inadmisibles" porque "no se explican detalladamente los hechos en los cuales se registraron las irregularidades".

Además, el alto tribunal ha considerado que los recursos interpuestos por la MUD "contienen conceptos ofensivos e irrespetuosos en contra de la Sala Electoral (del TSJ) y de otros órganos del Poder Público" y por ello ha impuesto a Capriles una multa de 10.700 bolívares (1.276 euros) y ha ordenado a la Fiscalía que abra una investigación penal en su contra.

"Inadmisible es la falta de justicia es nuestro país; inadmisible es la corrupción del Gobierno; inadmisible es la pobreza, los asesinatos, la caída de los salarios, la inflación, la devaluación, la escasez...¡La lista es larga!", ha dicho Capriles en la red social Twitter.

El también gobernador de Miranda ha considerado que las acciones emprendidas en su contra son "por decir y defender la verdad". "¡Honor que nos hacen! Hemos desenmascarado esas instituciones y el pueblo hará que cambien", ha subrayado.

Así, ha sostenido que "lo de hoy es un caliche (algo sin importancia)". "Los derechos de nuestro pueblo --tal y como anunciamos ayer-- serán defendidos en instancias internacionales", ha ratificado. "Nuestra amada Venezuela quiere cambio y lucharemos hasta lograrlo", ha zanjado.

CONFLICTO ELECTORAL

Tras conocer los resultados electorales, la MUD solicitó una auditoría del cien por cien de los votos emitidos en las elecciones presidenciales, ya que, según denunció, se produjeron numerosas irregularidades, y el resultado se decidió por apenas 200.000 sufragios.

Tras unos días de confusión y declaraciones cruzadas, finalmente el Consejo Nacional Electoral (CNE) aceptó auditar el 46 por ciento de los votos emitidos, dado que el 54 por ciento restante ya se revisó la noche electoral, conforme a la legislación venezolana.

La coalición opositora consideró que se trataba de una "farsa" porque el CNE se negó a contar una a una las papeletas --verificando la huella dactilar-- y a cotejarlas con las máquinas, los cuadernos y las actas de votación.

El CNE se limitó a cotejar las máquinas con las actas, argumentando que con ello era suficiente y explicó que el recuento manual de los votos era "imposible" porque el escrutinio y la totalización se hacen de manera automatizada desde 2004. La auditoría arrojó un "error cero".

Por ello, la MUD impugnó las elecciones presidenciales ante el TSJ --con dos recursos: uno total y varios parciales que se refieren a las mesas electorales-- para "agotar la institucionalidad nacional" y adelantó que, si es necesario, acudirá a instancias internacionales.