Actualizado 27/02/2013 05:12 CET

Venezuela.- Capriles ante las críticas de otros dirigentes de la MUD: "Lo que me interesa es que me quiera el pueblo"

CARACAS, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ex candidato presidencial de la oposición venezolana Henrique Capriles ha restado importancia a las críticas que ha recibido en los últimos días por parte de otros dirigentes de la Mesa de Unidad Democrática (MUD) --coalición opositora--, señalando que "lo que le interesa es que le quiera el pueblo".

"Si hay algunos jefes de partidos que no me quieren, están en su derecho. Lo que me interesa es que me quiera el pueblo", ha dicho el también gobernador del estado de Miranda (norte), en declaraciones recogidas por la cadena privada Globovisión.

Capriles ha recordado que, aunque perdió las elecciones presidenciales del 7 de octubre frente a Hugo Chávez, consiguió un gran respaldo popular que se ratificó en los comicios regionales del 16 de diciembre, en los que salió reelegido como gobernador mirandino.

"Yo voy a ser lo que el pueblo quiera. Mi jefe es el pueblo y le rindo cuentas a él. Yo no trabajo para ganarme la simpatía de un jefe político, para la oposición o para el gobierno, sino para los mirandinos y los venezolanos", ha sostenido.

Interrogado sobre la posibilidad de que se celebren otras elecciones presidenciales, si Chávez sigue convaleciente, ha considerado que hay que prepararse para este escenario, al tiempo que ha subrayado que ha sido el propio Gobierno el que lo ha puesto sobre la mesa.

"Las cobas que le meten al pueblo --también al pueblo oficialista-- las van a pagar caro porque están jugando con la incertidumbre para que haya apatía, para que la gente no se organice. El miedo, las amenazas, todo forma parte de su libreto. Son ellos los que tienen que rendir cuentas", ha considerado.

A este respecto, ha confiado en que, de ser elegido de nuevo como candidato presidencial de la MUD, ganaría al aspirante del 'chavismo', dado que ya ha derrotado a dos de sus vicepresidentes --Diosdado Cabello y Elías Jaua-- en las elecciones a la Gobernación de Miranda.

"A quienes andan como loquitos, ya llevo dos vicepresidentes que me los he raspado. Si me lo ponen otra vez, a la tercera es la vencida", ha sostenido, reiterando su deseo de seguir trabajando por Venezuela. "En cualquier momento me van a ver recorriendo los estados", ha adelantado.

CRÍTICAS DE LA MUD

De esta forma, Capriles ha respondido a las críticas que han surgido en los últimos días en su contra porque --según argumentan-- "fue excluyente en su campaña electoral", lo que ha dado lugar a un debate interno sobre la elección del próximo candidato presidencial de la coalición opositora.

"Hay gente molesta porque dicen que Henrique fue excluyente, que su comando (de campaña electoral) lo integraba su gente y a los demás los dejó fuera. Todos están jugando en contra para que él no sea el candidato", ha dicho una fuente de la MUD al diario 'Panorama'.

En este contexto, el pasado domingo la cúpula de la MUD se reunió a puerta cerrada para elegir a un candidato presidencial de consenso --que, de acuerdo con Globovisión, se conocerá esta semana--, aunque sin cumplir con el proceso de primarias, lo que ha suscitado la ira de algunos dirigentes.

La prensa venezolana apunta como posibles candidatos presidenciales a Capriles, al secretario general de la MUC, Ramón Guillermo Aveledo; y al alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, que partiría como favorito en las filas opositoras.

Tanto Aveledo como Ledezma han rehusado hablar directamente de sus aspiraciones presidenciales y han subrayado que en estos momentos lo importante es buscar un candidato de consenso capaz de derrotar al 'chavismo' en una eventual contienda electoral.

LA SALUD DE CHÁVEZ

Chávez se sometió el pasado 11 de diciembre a una intervención quirúrgica en La Habana para que un equipo médico internacional le extirpara un tumor cancerígeno. Desde junio de 2011, cuando se le diagnosticó la enfermedad, ya se ha sometido a cuatro operaciones y ha recibido cuatro ciclos de quimioterapia y seis de radioterapia.

Tras semanas de especulaciones sobre su verdadero estado de salud, el Gobierno confirmó que Chávez, que el 7 de octubre fue elegido para un cuarto mandato consecutivo, no asistiría a la ceremonia de investidura, prevista para el 10 de enero, porque los médicos le aconsejaron seguir ingresado.

El anuncio dio lugar a un debate constitucional en el que el Gobierno defendió que la ceremonia de investidura era un mero formalismo y la oposición abogó por declarar la falta temporal o absoluta del presidente y dar lugar a un proceso sucesorio o electoral.

Finalmente, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) despejó la incógnita, dictaminando que, dado que Chávez ha sido reelegido en el cargo, la investidura es un mero formalismo que podrá llevarse a cabo ante el alto tribunal, una vez que el líder socialista esté plenamente recuperado.

Chávez anunció hace una semana a través de su cuenta oficial en la red social Twitter que ha regresado a Venezuela, tras permanecer 70 días en La Habana. El vicepresidente, Nicolás Maduro, ha detallado que se encuentra ingresado en el Hospital Militar de Caracas para continuar con el tratamiento médico.