Actualizado 13/08/2012 19:16 CET

Capriles promete a los funcionarios la despolitización de las instituciones públicas

Henrique Capriles Radonski
EUROPA PRESS/PRENSA HCR

CARACAS, 13 Ago. (EUROPA PRESS) -

El candidato de la oposición, Henrique Capriles Radonski, ha garantizado a los funcionarios y empleados públicos que si se convierte en presidente de Venezuela despolitizará todas las instituciones del Estado y no les obligará a participar en eventos políticos.

La oposición ha sido muy crítica con el Gobierno de Hugo Chávez por supuestamente obligar a los trabajadores del Estado a participar en marchas, manifestaciones y todo tipo de eventos a favor de su revolución bolivariana, amenazando con despedir a aquellos que no se sumen a estas actividades.

El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ha organizado en varias ocasiones --la última vez fue el pasado junio-- la "Jornada de salario por la Revolución" en la que pide a los empleados y funcionarios donar un día de su sueldo para financiar la campaña de Chávez. La oposición afirma que trabajadores han denunciado que se han visto forzados a entregar el dinero para no perder su puesto.

"El empleado público debe estar y estará al servicio de la gente, no al servicio de un gobierno", ha asegurado Capriles, candidato por la Mesa de Unidad Democrática (MUD) --coalición opositora-- en un mensaje a todos los trabajadores del Estado.

"Yo no vengo a pedir lealtades personales. Yo no voy a exigir que te pongas una camisa de un color o de otro. Yo no te voy a obligar a ir a un acto o a una marcha, a pensar de una manera determinada. Yo lo único que quiero es que todos trabajemos más y mejor por nuestro pueblo", ha afirmado.

Así, el líder opositor ha apelado a sus años como alcalde y gobernador en los que trató "con respeto" a los empleados. "No habrá persecuciones y jamás un funcionario del Estado será obligado a vestir con el color de un partido político", ha aseverado.

También se ha comprometido a promover un "plan de carrera" para los funcionarios, a mejorar los salarios y a actualizar los contratos colectivos que, según Capriles, el Gobierno de Chávez "decidió congelar". "Este es el camino para que nuestra Venezuela progrese", ha indicado.

Capriles espera poder poner fin a más trece años de gobierno socialista en las elecciones del próximo 7 de octubre, en las que Chávez parte como favorito con más del 50 por ciento en intención de voto.