Venezuela.- Chávez expropia las dos principales fábricas de café y pasa a controlar el 70% del mercado cafetalero

Actualizado 12/11/2009 18:11:38 CET

Empresarios dicen que esta medida no revertirá los efectos de la caída de la producción

CARACAS, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

Con la expropiación esta semana de las dos principales productoras de café de Venezuela, el Gobierno de Hugo Chávez se convierte en el principal fabricante y comprador de este producto al tener ahora el control de más del 70 por ciento de este poderoso mercado.

Las autoridades venezolanas concretaron este martes la nacionalización de las empresas Fama de América y Café Madrid, las cuales fueron ocupadas "temporalmente" el pasado 3 de agosto, bajo el argumento de que estaban ejerciendo un "monopolio" en la comercialización de este producto.

A partir de ahora, el Estado venezolano tendrá el poder exclusivo para comprar, procesar, distribuir y comercializar el café, al ser el responsable de la producción de 3.500 toneladas mensuales de café verde, de un total de 5.210 toneladas que se consumen en ese país, informó este jueves el diario local 'El Nacional'.

Esta política de expropiación, le ha permitido al Ejecutivo de Chávez adjudicarse, hace unas semanas, las torrefactoras de la Corporación Venezolana Agraria. En el caso de Café Madrid, acordó la creación de una empresa mixta con los antiguos dueños, la compañía Marcelo y Rivero.

El nuevo decreto establece la nacionalización total de Fama de América, incluyendo sus plantas en Caracas y en los estados de Carabobo y Táchira. Todos los bienes inmuebles pasarán a manos del Gobierno, así como los centros de distribución, almacenes, puestos de compra, maquinaria, equipos industriales y de oficina.

El resto del mercado --compuesto por pequeñas y medianas plantas procesadoras de café en manos de privados-- deberán ajustarse a la nueva normativa de adquisición de materia prima que imponga el Gobierno.

El titular de la Superintendencia Nacional de Silos, Almacenes y Depósitos Agrícolas (SADA), Carlos Osorio, había dicho que con esta nueva medida se romperá con el monopolio de producción, distribución y comercialización de café que tenían estas dos poderosas empresas.

"Hemos observado que en Venezuela existen 99 plantas procesadoras de café, de las cuales sólo Fama de América y Café Madrid distribuían el 80 por ciento de este rubro, lo que indica que el resto sólo distribuye 20 por ciento", explicó Osorio a la prensa.

Osorio aclaró que con este nuevo decreto de expropiación el Gobierno "busca equilibrar la distribución de café, donde las 99 torrefactoras tengan el mismo derecho a participar y desarrollarse, así como también acabar con ese monopolio".

SIN SOLUCIÓN

Para los productores cafetaleros, esta medida de Chávez no revertirá los problemas que están teniendo las fábricas de café para conseguir la materia prima, en un momento en el que las cosechas se han reducido significativamente.

"Con la expropiación de una planta procesadora no se va a resolver el problema del sector que es la caída de la producción, en tanto no se sinceren los costos de producción, esto no servirá de nada", aseguró la directora de la Unión de Caficultores de Mérida, Rosa Santaromita.

Las autoridades venezolanas han calculado que, ante los problemas en la producción, en el año 2010 se verán obligados a importar entre 200.000 y 300.000 quintales (sacos de 46 kilos) de café verde para atender la demanda en ese país, indicó 'El Nacional'.

TRABAJADORES

El ministro venezolano de Comercio, Eduardo Samán, conversó este miércoles con los trabajadores de la fábrica Fama de América en un programa de la emisora estatal Radio Nacional de Venezuela (RNV), quienes le manifestaron su intención de trabajar con el Estado en esta nueva fase.

El secretario del Sindicato Único de Trabajadores de Fama de América, Gustavo Martínez, aseguró que los obreros han vivido "años de injusticia" en manos de los empresarios privados que no reconocían del todo sus derechos laborales.

"Los trabajadores siempre hemos sido protagonistas, pero a la sombra. Nosotros sembramos, procesamos y empacamos y ellos (los propietarios) son los que cobran", denunció Martínez.