Venezuela.- Chávez inaugura en Sucre el complejo gasìfero desde donde arrancarà el Gasoducto del Sur

Actualizado 23/09/2006 7:57:30 CET

GÜIRIA (ESTADO DE SUCRE), 23 Sep. (De la enviada especial de EUROPA PRESS a Venezuela, Cristina Sánchez) -

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, colocó el viernes la primera piedra del Complejo Industrial Gran Mariscal Ayacucho (CIGMA), el centro de explotación y procesamiento de gas que el Gobierno venezolano tiene previsto tener construido para 2017 en Sucre, este de Venezuela, y que servirá de punto de arranque para el Gran Gasoducto del Sur, proyecto en el que participan Venezuela, Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay.

El Gasoducto del Sur tendrá una inversión estimada de 20.000 millones de dólares, generará un millón de puestos de trabajo y alcanzará una extensión superior a los 10.000 kilómetros de tuberías. El complejo industrial del que partirá desde Sucre se convertirá en el mayor centro de extracción y tratamiento del gas en Latinoamérica.

En el acto estuvieron presentes el ministro venezolano de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, y diversas autoridades locales, además de la embajadora de Paraguay en Caracas, uno de los países que participarán en la construcción del Gran Gasoducto del Sur.

Asimismo, asistieron representantes de la estadounidense Chevron, que intervendrá en el proyecto, pero faltó el responsable de exploración de la hispano-argentina Repsol YPF, Nemesio Fernández Cuesta, quien excusó su ausencia argumentando "problemas de agenda" a pesar de que su visita estaba prevista y de que se encontraba cerca del lugar del evento.

NUEVAS CRÍTICAS A BUSH

El presidente venezolano, que llegó al acto directamente desde Nueva York, donde participó esta semana en la 61 sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, hizo referencia a sus palabras allí sobre el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, a quien volvió a criticar pidiendo su dimisión ya que, a su juicio, "han fracasado" sus políticas contra el narcotráfico y el terrorismo. "Ya basta de la policía del planeta" sentenció Chávez.

Además, elogió los discursos de los presidentes de Nicaragua y de Argentina, con quienes según dijo, podría reunirse "próximamente en Buenos Aires". También reconoció la intervención de Lula ante Naciones Unidas y reveló que ambos hablaron por teléfono durante su estancia en Nueva York y que "no pudo asistir al acto, aunque quería, por encontrarse en plena campaña electoral" para su reelección en Brasil.

Habló también del discurso del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien defendió el cultivo de hoja de coca ante Naciones Unidas e insistió en que Venezuela lucha contra el narcotráfico, a pesar de la pasividad denunciada por EEUU en su último informe sobre la lucha contra el narcotráfico.

Como parte de la puesta en escena de su discurso, Chávez mantuvo una conversación telefónica con el ministro de Interior y Justicia, Jesse Chacón, quien al parecer le comunicó la detención en Venezuela de un "pez gordo" del narcotráfico colombiano, solicitado ya en extradición por este país sudamericano, según dijo el mandatario.

"Aquí estamos dándole duro al narcotráfico", insistió Chávez, quien aseguró que desde que expulsó a la DEA de Venezuela "se han multiplicado las detenciones de narcotraficantes" en el país. "En la DEA estaba infiltrada el narcotráfico, en la CIA está infiltrado el narcotráfico, ahora toca limpiar a la Policía (venezolana)", sentenció.