Actualizado 13/09/2012 04:05 CET

Venezuela.- La CIDH expresa su "suma preocupación" por la denuncia de la Convención Americana sobre DDHH

MADRID, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha lamentado la decisión de Venezuela de denunciar la Convención Americana sobre Derechos Humanos y ha expresado su "suma preocupación" por las violaciones de los Derechos Humanos que se puedan producir en el país una vez que la medida entre en vigor.

En un comunicado, ha explicado que, si Venezuela sigue adelante con el procedimiento, la denuncia entrará en vigor en el plazo de un año y a partir de ese momento los venezolanos no podrán acudir al sistema interamericano ante eventuales violaciones de los Derechos Humanos.

"Esto significa que los habitantes de Venezuela perderán una instancia de protección de sus Derechos Humanos, por lo que serán más vulnerables a los abusos y tendrán menos recursos disponibles para defenderse", ha apuntado.

Sin embargo, la CIDH ha recordado al Gobierno de Hugo Chávez que seguirá teniendo jurisdicción sobre las denuncias de violaciones de los Derechos Humanos en Venezuela que se realizaron antes de que se produjera la denuncia, por lo que podrá seguir tomando decisiones al respecto.

Así, ha adelantado que "continuará con el procesamiento de peticiones y de solicitudes de medidas cautelares relativas a Venezuela, así como con la supervisión de la situación de los Derechos Humanos en el país".

Además, la CIDH ha reprochado a Venezuela que, al igual que el resto de países miembro, durante la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) celebrada el pasado mes de junio en la ciudad boliviana de Cochabamba, ratificó su intención de avanzar en la universalización del sistema interamericano de Derechos Humanos.

"La CIDH coincide con los países miembro en que la universalización del sistema interamericano de Derechos Humanos es un objetivo prioritario, por ello la decisión de Venezuela de denunciar la Convención Americana constituye un paso atrás en la consecución de este objetivo prioritario", ha considerado.

DENUNCIA DE VENEZUELA

El pasado lunes, el Gobierno de Venezuela envió una nota oficial al secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, para denunciar dicho tratado internacional, lo que supone el primer paso para abandonar el sistema regional de protección a los Derechos Humanos.

Chávez ya había anunciado en estos últimos meses su intención de que el país abandonara la CIDH y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), al considerar que ambas son cómplices de Estados Unidos, ya que ignoran sus violaciones de los Derechos Humanos e imputan violaciones inexistentes a los países latinoamericanos.

Insulza ha lamentado la decisión de Venezuela, ya que "este instrumento jurídico es uno de los pilares de la defensa de los Derechos Humanos en el continente", al tiempo que ha manifestado su "esperanza" de que Caracas reconsidere su postura.

En la misma línea, la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha pedido a Venezuela que reconsidere la denuncia, ya que teme que con ello "se reduzca una capa vital para la protección de los venezolanos y potencialmente de otros latinoamericanos".

LA CONVENCIÓN AMERICANA

La Convención Americana sobre Derechos Humanos entró en vigor en 1978 y actualmente los 35 países que forman la OEA han ratificado el tratado internacional. Su nacimiento es el resultado del compromiso asumido por los socios americanos de "supervisar el respeto y la garantía de los Derechos Humanos de todas las personas de la región".

Además, la CIDH ha recordado que, "al crear la OEA, en 1948, los países miembros expresaron como un objetivo prioritario el consolidar en el continente, dentro del marco de las instituciones democráticas, un régimen de libertad individual y de justicia social, fundado en el respeto de los derechos esenciales del hombre".