Actualizado 26/09/2006 9:30:10 +00:00 CET

Venezuela/EEUU.- Caracas denuncia que las políticas de Bush buscan "convertir Venezuela en Cuba"

Rangel niega que Chávez busque suceder a Castro, denuncia retención de Maduro y dice que EEUU es el "Estado terrorista por excelencia"

CARACAS, 26 Sep. (De la enviada especial de EUROPA PRESS, Cristina Sánchez) -

El vicepresidente de Venezuela, José Vicente Rangel, negó que Hugo Chávez quiera convertirse en el "sucesor natural" del líder cubano Fidel Castro en Latinoamérica, a quien consideró una figura "mítica e irrepetible" con sus "errores y aciertos". Sin embargo denunció que las políticas del presidente de Estados Unidos, George W. Bush, sí tienen como objetivo "convertir a Venezuela en Cuba", pese a que el sistema político venezolano es "diferente al cubano".

En un encuentro con periodistas españoles celebrado en la capital venezolana, Rangel habló así sobre la posibilidad de que Chávez "sustituya" a Castro como líder comunista de la región, uno de los asuntos estrella de la última Cumbre de países No Alineados (NOAL) que se celebró la semana pasada en La Habana y a la que el mandatario cubano no pudo asistir por estar aún convaleciente.

Rangel consideró el tema una "vanalización de la política" y puntualizó que ambos líderes son "irrepetibles" y diferentes entre sí. "Castro es Castro, una figura mítica e irrepetible con sus errores y aciertos. Chávez es Chávez y también con él se rompió el molde", sentenció Rangel, quien dijo que a los presidentes de Venezuela y Cuba tan sólo les une "una relación muy especial".

Sin embargo, a juicio de Rangel, el problema radica en que la Administración Bush rechaza "avanzar en el diálogo para normalizar las relaciones políticas" entre ambos países ya que, según dijo, el verdadero objetivo de Washington es "convertir a Venezuela en Cuba" en el plano internacional a pesar de que "el sistema venezolano (de hacer política) es diferente al cubano".

RESPONDER A LOS INSULTOS

El vicepresidente venezolano aseguró que su país está dispuesto a "normalizar las difíciles relaciones que mantiene con Washington" en el plano político porque, a su entender, es "conveniente" para ambos países. No obstante, advirtió de que su Gobierno seguirá respondiendo a los "insultos" de otros líderes para "defenderse", como lo ha hecho hasta ahora en casos como el de Bush, quien según Rangel llamó "tirano, déspota y narcotraficante" a Chávez.

A su juicio, la conducta "procaz y obscena" de Washington "sí que es un insulto" que, sin embargo, no arma "tanto revuelo" como llamar demonio a Bush como lo hizo Chávez durante la Asamblea General de Naciones Unidas. "Insulto es cuando un presidente hace el amor en la Sala Oval (en referencia al ex presidente Bill Clinton) o cuando Bush dice tirano, déspota y narcotraficante a Chávez", consideró.

EEUU, UN ESTADO "TERRORISTA"

Señaló en este sentido que Estados Unidos, país donde hay más de 60 millones de consumidores de droga, es "el país que más se beneficia del narcotráfico" y denunció que en este país se encuentran "los grandes capos" del negocio. Aseguró que Venezuela "sólo es un lugar de tránsito para el narcotráfico" y que en el país el consumo de estupefacientes es "relativamente bajo".

Según Rangel, la lucha contra esta lacra está resultando "más efectiva desde que se fue la DEA, que más que como una agencia antidroga funcionaba "como una agencia de espionaje" de Estados Unidos "dedicada a la política". A su juicio, la lucha contra el tráfico de drogas que lleva a cabo Estados Unidos es "tan hipócrita como su lucha contra el terrorismo internacional".

Para el vicepresidente venezolano, el país norteamericano es "el Estado terrorista por excelencia" y puso como ejemplo el caso del anticastrista Luis Posada Carriles, quien según Rangel "se hizo terrorista con la familia Bush" y sigue estando "protegido por Estados Unidos" a pesar de estar acusado de cometer atentados terroristas en Venezuela y Cuba.

A preguntas de los periodistas, Rangel se refirió al incidente ocurrido el sábado en Estados Unidos con el ministro venezolano de Asuntos Exteriores, Nicolás Maduro, a quien las autoridades del aeropuerto John F. Kennedy, en Nueva York, retuvieron durante una hora y media para someterle a un control de seguridad en un hecho que fue calificado por Maduro de "un ejemplo más del abuso de poder de Estados Unidos" y condenado por los países del NOAL.

AGRESIONES Y PETROLEO

A su juicio, se trata de una nueva "provocación" del Gobierno del presidente George W. Bush a Venezuela, país con el que las relaciones en este momento "no pueden ser más tensas". Rangel asegura que un sector "de la mafia que gobierna Estados Unidos" tiene a Venezuela "en el punto de mira" y como "no pueden bombardearles buscan su desestabilización" con casos como este.

"Si nos agreden se termina el petróleo (...) tenemos mercado, no vendemos plátanos sino petróleo. No se trata de una postura arrogante sino realista, estamos preparados para lo que sea en todos los terrenos", manifestó Rangel, quien recordó que Venezuela, el quinto país exportador de petróleo a nivel mundial, envía diariamente 1,5 millón de barriles de crudo a Estados Unidos.

Por otro lado, Rangel reconoció que "son malas" las actuales relaciones de Venezuela con México y Perú, marcadas por las últimas declaraciones de Chávez, quien en un mitin de campaña celebrado el domingo acusó de fraude electoral al presidente de Perú, Alan García, y al mandatario electo de México, Felipe Calderón, con quien dijo no podrá tener nunca buenas relaciones.

El vicepresidente dijo que tanto García como Calderón "fueron los primeros en insultar" a Chávez, que se limitó a "responder a sus insultos" a pesar de que, a su juicio, al final siempre quede como "el malo de la película".