Venezuela.- EEUU tacha de "desproporcionada" la reacción de Venezuela a su sugerencia de celebrar otras elecciones

Actualizado 22/02/2013 3:47:42 CET

WASHINGTON, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos ha considerado "desproporcionada" la reacción de Venezuela a la sugerencia de la Casa Blanca de que el país caribeño celebre otras elecciones, en el caso de que su presidente, Hugo Chávez, no esté capacitado para ejercer el cargo.

"Creo que lo que dije el otro día fue interpretado de manera desproporcionada (por parte del Gobierno de Venezuela)", ha dicho la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en la rueda de prensa que se ha celebrado este jueves.

Nuland ha aclarado que Estados Unidos se ha limitado a recordar "lo que dice la Constitución venezolana, es decir, que si el presidente Chávez está permanentemente incapacitado para ejercer el cargo, deben celebrarse elecciones para designar a su sucesor".

"Lo único que hemos dicho es que si se cumplen todas estas condiciones esperamos que la Constitución venezolana se respete, que es distinto a la cuestión de si el presidente Chávez es capaz de ejercer el cargo", ha añadido la portavoz gubernamental.

El pasado martes, Nuland realizó estas mismas declaraciones, subrayando que la Casa Blanca "está a la espera de las decisiones que adopte el pueblo venezolano sobre el modo de seguir adelante" en el marco de esta crisis política.

En respuesta, el Gobierno de Chávez emitió un comunicado en el que rechazó "de la manera más contundente" las declaraciones de la portavoz del Departamento de Estado al considerar que "son una grosera injerencia de Estados Unidos en los asuntos internos de Venezuela".

LA SALUD DE CHÁVEZ

Chávez se sometió el pasado 11 de diciembre a una intervención quirúrgica en La Habana para que un equipo médico internacional le extirpara un tumor cancerígeno. Desde junio de 2011, cuando se le diagnosticó la enfermedad, ya se ha sometido a cuatro operaciones y ha recibido cuatro ciclos de quimioterapia y seis de radioterapia.

Tras semanas de especulaciones sobre su verdadero estado de salud, el 8 de enero el Gobierno confirmó que Chávez, que el 7 de octubre fue elegido para un cuarto mandato consecutivo, no asistiría a la ceremonia de investidura, prevista para el 10 de enero, porque los médicos le han aconsejado seguir ingresado.

El anuncio dio lugar a un debate constitucional en el que el Gobierno ha defendido que la ceremonia de investidura es un mero formalismo y la oposición ha abogado por declarar la falta temporal o absoluta del presidente y dar lugar a un proceso sucesorio o electoral.

Finalmente, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ha despejado la incógnita, dictaminando que, dado que Chávez ha sido reelegido en el cargo, la investidura es un mero formalismo que podrá llevarse a cabo ante el alto tribunal, una vez que el líder socialista esté plenamente recuperado.

Chávez anunció el pasado lunes a través de su cuenta oficial en la red social Twitter que ha regresado a Venezuela, tras permanecer 70 días en La Habana recuperándose de la intervención quirúrgica a la que se sometió el pasado 11 de diciembre, la cuarta a causa de un tumor cancerígeno.

El vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, ha detallado que se encuentra ingresado en el Hospital Militar de Caracas para continuar con el tratamiento médico, ya que --de acuerdo con el ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas-- su situación todavía es "compleja".