Venezuela.-El embajador Aguirre no ve "ninguna posibilidad" de que EEUU retire su veto al contrato de CASA con Venezuela

Actualizado 04/04/2006 14:20:42 CET

Lamenta que empresas de EEUU no ganen licitaciones en España y dice que quizá el pueblo no ha "superado" la salida de las tropas de Irak

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Estados Unidos en España, Eduardo Aguirre, afirmó hoy que no ve "ninguna posibilidad" de que Estados Unidos pueda "retirar la decisión" de vetar la venta de 12 aviones de EADS-CASA a Venezuela, puesto que incluían tecnología estadounidense, "siempre y cuando el Gobierno de Venezuela siga por el camino que va".

En un desayuno de trabajo organizado por el Instituto Empresa, Eduardo Aguirre hizo hincapié en que "Estados Unidos consideró muy seriamente la solicitud" de CASA y finalmente "consideró que no era apropiada". La decisión, insistió, "no se tomó de forma liviana", de modo que no es previsible una vuelta atrás.

Así, gana fuerza la opción de que EADS-CASA busque una tecnología que pueda sustituir a la estadounidense pese a que, en un primer momento, fuentes de la empresa señalaban que tal cambio haría inviable el contrato y se inclinaban por buscar flexibilidad por parte de Washington.

El contrato prevé la venta de 10 aviones de transporte C-295 y dos de vigilancia marítima CL-235, con un valor estimado de 500 millones de euros. Según el informe "Contrato frustrado de Venezuela", editado por Estudios de Política Exterior, la sustitución de la tecnología de Estados Unidos por equipos asiáticos o europeos podría suponer un incremento del precio final de venta de entre doce y quince millones de euros, "lo suficiente para anular la rentabilidad del acuerdo".

El embajador recalcó que España y Estados Unidos tienen en Latinoamérica intereses comunes, sobre todo la extensión de la democracia y el desarrollo, y consideró que la región ofrece a ambos países "la mejor oportunidad de trabajar juntos en los próximos años, porque hay mucho que hacer".

Aguirre lamentó los sistemas políticos de "populismo basado en la desigualdad" y alertó del problema de "corrupción desmesurada" que viven algunos países de la región. Subrayó también que los gobiernos latinoamericanos deben "evitar una politización excesiva de las decisiones comerciales" e incentivar adecuadamente la inversión exterior, y puso como ejemplo la renegociación de las tarifas de servicios públicos en Argentina o los contratos de la petroleras en Bolivia. También tachó de "lamentable" que países donde la agricultura tiene un gran peso no quieran liberalizar el comercio agrícola.

En todo caso, dejó claro que "cada país tiene la responsabilidad de gestionar sus propios asuntos" y aseguró que ni España ni Estados Unidos se van a "inmiscuir en ningún proceso electoral" en estos países. España y Estados Unidos, aseguró, están manteniendo "discusiones sustanciales, progresivas, positivas" y sólo "rara vez" están "en desacuerdo".

IMAGEN DE ESPAÑA EN EEUU

Aguirre destacó que las relaciones entre España y Estados Unidos se basan en intereses comunes pero admitió la falta de "presencia" de España en su país. Además, reconoció que aunque el Gobierno estadounidense ha "superado" el contencioso abierto por la decisión del Gobierno del PSOE de retirar las tropas de Irak, "el pueblo estadounidense no necesariamente está en el mismo hilo".

En sentido inverso, el diplomático se mostró reacio a pensar que en España y en Europa "el antiamericanismo sea tan prevalente" como apuntan las encuestas sólo por rechazar una determinada política. "En Estados Unidos, cualquier día un 50% de los ciudadanos está en contra de una política, y eso no lo hace antiamericano".

LICITACIONES PUBLICAS

Eduardo Aguirre subrayó, por otro lado, el "asombroso éxito" de empresas españolas de infraestructuras en Estados Unidos, con casos como el de Ferrovial que ha obtenido concesiones en autopistas y confió en que "pronto empresas estadounidenses comiencen a ganar contratos similares en España".

Según explicó, en esta falta de licitaciones a empresas de EEUU "no tiene ninguna influencia el Gobierno central" y, de hecho, caso por caso, las empresas han sido descartadas por "buenas razones". Sin embargo, "si se mira en el aglomerado, los índices no son favorables", de modo que si las compañías tienen la percepción de que las reglas del juego no son justas "se van a retirar de otro tipo de licitaciones".

El diplomático eludió comentar otros aspectos de la actualidad española, como el impacto de las Ofertas Públicas de Adquisiciones (OPA) de Gas Natural y E.On sobre Endesa.

LA ECONOMIA, A FAVOR DE BUSH

Sí comentó las perspectivas económicas para Estados Unidos donde, a su juicio, "los indicios son sólidos y positivos a corto y medio plazo". La economía, opinó, será un factor positivo para el Gobierno de George W. Bush en las elecciones parlamentarias de este año y en las presidenciales de 2008, mientras que "la guerra de Irak será un factor más complicado".

Afirmó además que la Administración está tomando medidas para tener controlado el déficit y opinó que el nuevo presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, seguirá, como su antecesor Alan Greenspan, una política de control de la inflación.

El embajador hizo hincapié en que la ronda de liberalización comercial de Doha es "la más importante en impacto potencial para estimular el crecimiento mundial", y podría inyectar 700.000 millones de dólares en la economía de la UE y 500.000 millones en la norteamericana.

Así, quiso dejar claro a los representantes de la banca, las constructoras y el sector servicio que no lograrán un mayor acceso a los mercados de países en desarrollo si no hay un acuerdo de liberalización del comercio agrícola, que hasta ahora es demasiado poco ambicioso.

Hizo además un llamamiento a reformar las normas de propiedad intelectual para impulsar la investigación en sectores como las farmacéuticas o el desarrollo de programas de ordenador, recalcando que es por esta vía como la UE puede recuperar potencial económico. "Los fiscales tienen que estar preparados para proteger a las empresas, y no ver como algo gracioso el que los jóvenes roben música por Internet", dijo a modo de ejemplo.