Actualizado 03/12/2006 16:11 CET

Venezuela.- El embajador venezolano dice que no se invitó al Congreso español porque ya había "suficientes" observadores

Arévalo Méndez asegura que la participación está siendo "masiva" y la abstención va a ser "una de las grandes derrotadas"

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Venezuela en España, Arévalo Méndez Romero, aseguró hoy que la decisión de las autoridades electorales de excluir a los parlamentarios españoles dentro de la misión de observadores internacionales en los comicios presidenciales no responde a una "discriminación" y se debe sobre todo a que se estimó que ya era "suficiente" la presencia de otros organismos internacionales, como la UE, la Organización de Estados Americanos (OEA) o Mercosur. Asimismo, declaró que la participación está siendo "masiva" y la abstención va a ser "una de las grandes derrotadas".

"Las elecciones en Venezuela, en esta oportunidad al igual que en el referéndum revocatorio (de agosto de 2004), han sido las más observadas", con una gran presencia de observadores internacionales, "aparte de 5.000 periodistas, de los cuales más de 4.000 son extranjeros", afirmó el embajador en rueda de prensa celebrada en la sede de la legación diplomática venezolana en Madrid.

En todo caso, prosiguió, "éstas son determinaciones del Consejo Nacional Electoral (CNE) que se toman consensuadamente con todas las fuerzas políticas participantes", y recordó que el CNE "constituye un poder constitucional y, por tanto, el Gobierno no puede tener injerencia alguna acerca de sus determinaciones".

Según Méndez Romero, que no haya sido invitado el Congreso español "no es una cuestión de discriminación ni nada por el estilo", ya que "tampoco ha sido invitado el Congreso colombiano".

"El Consejo Nacional Electoral consideró que era suficiente la observación de la Unión Europea, donde están todas las nacionalidades, incluyendo observadores españoles de unas y otras tendencias políticas; también la OEA, que ha sido tradicional que sea invitado como observador a todos los procesos electorales de Latinoamérica", prosiguió.

El embajador calificó de "totalmente falso" que haya posibilidad de fraude en las elecciones. "Yo no creo que la Unión Europea, la OEA, los observadores de los Congresos de Mercosur, el Centro Carter y toda una cantidad de observadores independientes que han sido invitados también se vayan a prestar para participar en un proceso que supuestamente ya estaba viciado", añadió.

Según Arévalo Méndez, los venezolanos que se han acercado a los centros de votación "desde muy tempranas horas" están haciendo una "demostración de civismo extraordinario" y "ya desde la madrugada había presencia masiva en los centros de votación". "Es bueno que sepamos que en Venezuela a partir de la Constitución de 1999 el ejercicio del voto no es obligatorio como establecía la Constitución anterior", afirmó, pese a lo cual, agregó, la participación está siendo "masiva", sobre todo "en las zonas populares de Venezuela".

"Tenemos la seguridad de que nuevamente ahora la abstención va a ser una de las grandes derrotadas, y esos llamamientos que se estuvieron haciendo durante varios días por algún medio de comunicación llamando a la abstención van a ser derrotados firmemente", declaró el embajador.

Esta participación, aseguró, refleja que los venezolanos tienen "confianza, no solamente en el Consejo Nacional Electoral como árbitro o como ejecutor de la ley, sino también en el sistema". "Es un sistema altamente automatizado pero que tiene características que le hacen prácticamente infranqueable ante cualquier posibilidad de saboteo o de alterar lo que de hecho será la voluntad expresa de las mayorías", afirmó.

Los resultados finales empezarán a ser comunicados tres horas después del cierre de los colegios electorales, que está previsto para las 16:00 horas locales (21:00 horas en la España peninsular), según el embajador, que precisó que gracias al sistema automatizado de voto el primer boletín ya arrojará seguramente un 50 por ciento de los votos.

LAS ELECCIONES EN ESPAÑA

En cuanto a la participación de los residentes en España, el embajador explicó que los 8.850 venezolanos inscritos --el 0,15 por ciento del censo total de 15.921.233 electores, el segundo porcentaje en el mundo después del de Estados Unidos-- podrán votar en los cinco colegios electorales instalados en los consulados de Madrid (2.342 votantes), Barcelona (1.700), Bilbao (476), Tenerife (3.093) y Vigo (1.239).

Al respecto, Arévalo Méndez destacó "la gran afluencia de votantes desde muy tempranas horas de la mañana" en España. "Esa es una característica de nosotros los venezolanos, que aunque abran las mesas a las seis de la mañana, a las cuatro ya estamos haciendo cola para votar", declaró.

El recuento de los votos en los consulados se hará en presencia de los representantes de todos los partidos políticos y "de los venezolanos que hayan depositado su voto y que quieran presenciar el escrutinio", explicó el embajador. "Más transparente y más democrático no puede ser", añadió.

Los resultados serán transmitidos por fax al CNE, que es el único organismo legalmente autorizado a hacerlos públicos. "Nosotros no podemos, está expresamente prohibido por la ley, ya que ni los consulados ni las embajadas somos partícipes del proceso", explicó. Posteriormente, los votos serán enviados a Venezuela por valija diplomática.