Actualizado 13/02/2006 22:07 CET

Venezuela.- Embajador venezolano en Madrid tacha de "pueril e interesado" la opinión de Vargas Llosa sobre Latinoamérica

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El embajador de venezuela en Madrid, Arévalo Méndez, criticó la columna 'Raza, botas y nacionalismo' publicada recientemente en 'El País' por el escritor Mario Vargas Llosa en la que, con el que consideró un discurso "fundamentalista-neoliberal enmarcado en el conservadurismo", se refirió indirectamente a líderes como el venezolano Hugo Chávez o el boliviano Evo Morales como los "nuevos caudillos bárbaros" de Latinoamérica.

Méndez criticó que el escritor peruano-español presentara en su columna un panorama en el que los que el embajador considera "legítimos representantes políticos en América Latina" --entre los que se cuentan Chávez o Morales-- son presentados como "instigadores de nuevos tipos de discriminaciones raciales, en supuesto perjuicio de lo que usted tilda como 'minorías insignificantes'".

"Son falaces las acusaciones de incitación al racismo en contra de estas minorías privilegiadas, que usted explícitamente endilga al presidente Chávez, más aún lo es el asegurar que en nuestro continente ha habido hasta ahora muchos presidentes indígenas o proindígenas pues, como usted debería saber (...) la condición de indígena es una adscripción de identidad cultural, que no racial", aclaró el diplomático venezolano, quien considera "pueril" la visión del racismo en Latinoamérica que tiene Vargas Llosa.

"Cualquier conocedor medio de América Latina se ha percatado de que el racismo en contra de las mayorías mestizas, indígenas y afroamericanas de nuestros países es una todavía una tara viva y de magnitudes y consecuencias inconmensurables", resaltó Méndez, para quien precisamente el racismo es "lo que explica la emergencia de una nueva dinámica auténticamente democrática de futuro".

"Mandatarios como el presidente Chávez, que tienen como objetivo último de su gestión lograr la inclusión de la mayoría en todos los órdenes, precisamente para garantizar la convivencia que usted tanto exalta, denuncian desde la lucidez de este momento histórico la ignominiosa situación de las mayorías nacionales depauperadas, que (....) son todas mestizas, amerindias y negras", agregó, considerando que Vargas Llosa "debería profundizar" en el tema para conocerlo.

"Es lugar común a todos los fundamentalismos el arrogarse el derecho a corregir a las llamadas masas desviadas (...) Usted no escapa a ese patrón arquetípico de buen fundamentalista, en este caso de derecha, preconizador y profeta de la buena nueva del desarrollo globalizado neoliberal", sentenció.

También desmintió las acusaciones de militarismo que achaca a la Administración Chávez, asegurando que el Ejecutivo venezolano "está compuesto mayormente de civiles". "Pero tal como estructura permanentemente su insólito discurso, tememos que no quiere perder la tutela de sus patrocinantes", anotó.

El embajador venezolano en Madrid subrayó la "indignidad" de llamar "nuevos caudillos bárbaros" a los presidentes de la región, entre ellos Chávez, a cuenta de nacionalistas. "Su consideración al respecto, que en sí misma constituye un exabrupto craso y supino, sólo puede provenir de un converso que ha abjurado de su antiguo latinoamericanismo y hasta de su nacionalidad, a la cual le ha yuxtapuesto, como bien se encargara de divulgarlo en su momento, la española", consideró.

Además, Méndez defendió el nacionalismo como "un valor supremo" por el que "los países con mayor desarrollo humano del mundo han sobrevivido y prosperado en medio de las mayores vicisitudes" y "lo que le ha hecho falta a América Latina para librarse de sus yugos y dependencias, de sus desigualdades e inequidades".